Talisman















































Últimos temas
» Descubren el origen del volcán más monstruoso del Sistema Solar
Mar Mar 21, 2017 10:04 pm por Talisman

» Marte tuvo anillos en el pasado, y los volverá a tener
Mar Mar 21, 2017 9:58 pm por Talisman

» Los grandes avances científicos que llegarán en 2017
Mar Mar 21, 2017 9:54 pm por Talisman

» La mayoría de los argentinos cree que empeoró la situación económica
Mar Mar 21, 2017 9:42 pm por Talisman

» La economía cayó 2,3% en 2016
Mar Mar 21, 2017 9:38 pm por Talisman

» Los extraños casos del padre Acuña, el cura exorcita de Santos Lugares
Mar Mar 21, 2017 9:04 pm por Talisman

» Descubren un sistema solar con seis «Tierras» que podrían albergar agua líquida
Jue Mar 16, 2017 10:27 pm por Talisman

» El dramático evento que puede transformar la Tierra en una gran bola de nieve
Jue Mar 16, 2017 10:21 pm por Talisman

» Una niebla pestilente y tóxica cubrió la Tierra durante un millón de años
Jue Mar 16, 2017 10:14 pm por Talisman

» Cristina fustigó a Macri con un dibujo animado
Jue Mar 16, 2017 10:04 pm por Talisman

» La CGT confirmó que el 6 de abril se hará el paro nacional sin movilización
Jue Mar 16, 2017 9:29 pm por Talisman

» Macri visitó una fábrica y los trabajadores lo recibieron con abucheos
Jue Mar 16, 2017 9:23 pm por Talisman

» Toda la verdad sobre la casa embrujada de Puerto Montt
Mar Mar 07, 2017 9:06 pm por Talisman

» La verdad oculta de figura de forma humana que apareció en el cielo y revolucionó Zambia
Mar Mar 07, 2017 9:01 pm por Talisman

» Los movilizados piden la triple renuncia: El peor momento del triunvirato cegetista
Mar Mar 07, 2017 8:58 pm por Talisman

» Golpes y empujones: "Los ricachones sindicalistas no quieren ir al paro"
Mar Mar 07, 2017 8:51 pm por Talisman

» Castigo popular a la CGT porque sigue negociando (¿o no hay consenso?) sin fecha para el paro
Mar Mar 07, 2017 8:47 pm por Talisman

» Caso Avianca: "El Gobierno recurre siempre al ‘si pasa, pasa’"
Mar Mar 07, 2017 8:29 pm por Talisman

» Otra marcha atrás: Imputado, Macri suspende el ingreso de Avianca a las 'low cost'
Mar Mar 07, 2017 8:23 pm por Talisman

» Para la oposición el discurso de Macri "estuvo alejado de la realidad"
Miér Mar 01, 2017 10:36 pm por Talisman

» Macri defendió el rumbo económico y pidió ratificar la "convicción por el cambio"
Miér Mar 01, 2017 10:32 pm por Talisman

» Aogashima, la pequeña y curiosa isla que tiene un pueblo dentro de un volcán
Miér Mar 01, 2017 10:25 pm por Talisman

» Avianca: Di Lello imputó a Macri por irregularidades en la explotación del espacio aéreo
Miér Mar 01, 2017 9:54 pm por Talisman

» Los millonarios beneficios económicos de la gestión Macri al Grupo Clarín
Miér Feb 22, 2017 9:14 pm por Talisman

» Las duras críticas de un joven diputado español al Presidente en su visita al Parlamento
Miér Feb 22, 2017 9:09 pm por Talisman

» La Nasa descubrió 7 exoplanetas similares a la Tierra
Miér Feb 22, 2017 8:57 pm por Talisman

» La NASA convocó a una conferencia de prensa inesperada sobre un descubrimiento fuera del Sistema Solar
Mar Feb 21, 2017 9:53 pm por Talisman

» En un año, los productos de primera necesidad subieron hasta un 136%
Mar Feb 21, 2017 9:17 pm por Talisman

» Denuncian a Macri por supuesto fraude tras entrega de rutas "low cost"
Mar Feb 21, 2017 9:12 pm por Talisman

» ¡Se hartó! Pepe Cibrián estalló en Facebook contra todos
Mar Feb 21, 2017 8:57 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Marzo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un balance parcial, con más nostalgia que ilusión

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un balance parcial, con más nostalgia que ilusión

Mensaje por Talisman el Dom Mar 02, 2014 9:18 pm

lló algunas cosas y dijo otras sin decirlas. Fue un discurso oblicuo , con más nostalgia que ilusión, que dejó rastros inconfundibles de cierta conciencia de la debilidad política. No fue la Cristina Kirchner de arengas en llamas ni tampoco una presidenta obcecada con un enemigo determinado .


Los demonios del momento son los empresarios, es cierto, porque la supuesta codicia de ellos le permite no nombrar la palabra prohibida: inflación.

Tampoco se olvidó de su perpetua obsesión con los jueces, a quienes usó para culparlos de un viejo defecto kirchnerista: el insoportable desorden en calles, plazas y rutas del país.

La languidez del discurso dejó con muy pocos motivos para reaccionar a una nutrida militancia perfectamente movilizada. Escasearon los aplausos y los estribillos. Como si hubiera muy poco para festejar. El ritmo de la multitud siguió la cadencia presidencial.

Cerca del 80 por ciento del monólogo ante la Asamblea Legislativa lo dedicó a recordar supuestos brillos de un pasado que no se repetirá. Fue también contradictoria. Comparó varias veces la situación actual con la de 2003, pero sólo recordó aquel contexto de ruinas cuando le convenía. Todos los datos de la economía son necesariamente mejores que los de ese año de destrucción. Además, desde 2003 hasta ahora pasaron años de inmejorables condiciones en la economía internacional para la Argentina.

Hizo dos anuncios que cambian polémicas políticas suyas. Uno fue la mayor distancia que tomó con el acuerdo con Irán, a cuyo gobierno culpó de demorar el cumplimiento del pacto. Fue más allá: les pidió a propios y extraños una política alternativa a ese acuerdo. Nadie debería sorprenderse si la próxima alusión presidencial a Irán consistiera en la denuncia lisa y llana del acuerdo. Está preparando el terreno. La distancia con Irán forma parte de un cambio de su política exterior, que acompaña el cambio de la política económica. Es la conclusión de sus decisiones concretas, aunque la Presidenta nunca habló explícitamente de tales modificaciones.

Fue moderada hasta cuando habló de Venezuela. "No vengo a apoyar al gobierno de Venezuela ni a Nicolás Maduro", dijo de entrada, lejos de la mandataria que alguna vez estuvo más cerca del ALBA que del resto de América latina. Defendió las elecciones democráticas en Venezuela (cómo no hacerlo), pero omitió cualquier referencia a la brutal represión de Maduro, a la persecución sistemática del periodismo libre en Venezuela, al encarcelamiento del líder opositor Leopoldo López y al acoso político y mediático a todos los opositores. La democracia no consiste sólo en elecciones periódicas, sino también en una forma de vida que Venezuela ha eliminado totalmente. Éste es el aspecto que Cristina no tiene en cuenta.

El otro anuncio fue un giro drástico en su política frente al desorden público. Ningún opositor describiría mejor que ella, tal como lo hizo ayer, el infierno cotidiano que significa circular por la Capital y el conurbano. Piquetes y cortes de calles y rutas por razones que ni siquiera son comprensibles. Contó con la pasión de una patagónica los pretextos de los últimos cortes masivos de calles y autopistas en la Capital y sus accesos. Fue una protesta por la prisión (decidida tras un juicio oral) de los asesinos de un policía de Las Heras, en Santa Cruz, muerto a palazos durante una huelga de trabajadores.

Se indignó, pero no se detuvo en ninguna autocrítica. El desorden inmanejable de ahora es el resultado de diez años en los que unos pocos revoltosos tienen más poder que el Estado en el control de la calle. El Gobierno cuenta con poder policial para asegurar la tranquilidad y la libertad de circulación de los ciudadanos. Sin embargo, apartó de ella cualquier culpa y la depositó en los jueces. Ahí comienza otra historia. Estaba visiblemente contenta por los últimos cambios en el Consejo de la Magistratura, organismo al que le pidió que echara a los malos jueces y designara cuanto antes a los nuevos. Ambas decisiones, nombrar y destituir magistrados, quedaron en comisiones en manos de los jóvenes de La Cámpora enviados por ella. Es ella, definitivamente, la que se sentó en el Consejo de la Magistratura.

Esos jóvenes funcionarios ni siquiera leen un expediente sin la autorización previa de Cristina Kirchner. Las designaciones son más fáciles de implementar que las destituciones, porque éstas tienen siempre un trámite más espectacular. Las designaciones pasan, en cambio, inadvertidas. Pero una llegada caudalosa de nuevos magistrados protegidos por el oficialismo podría hasta cambiar la composición del Consejo de la Magistratura.

La procuradora Alejandra Gils Carbó, de clara militancia cristinista, está al frente de un máster de administración judicial en la Universidad de La Matanza, que podría ser la cantera de los futuros jueces. Podría modificar también la conducción de la Asociación de Magistrados. Los actuales jueces están más preocupados por el riesgo de las designaciones que por difíciles destituciones. Sería la frustrada reforma judicial hecha con otros métodos. Ayer, la Presidenta ratificó su adhesión a aquella reforma declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia.

El orden de algunos asuntos que planteó fue sintomático. Empezó por quejarse del descontrol del orden público, siguió lamentándose por los disturbios opositores en Venezuela y terminó elogiando a las Fuerzas Armadas argentinas por lo que hacen al margen de su función militar. ¿Esas funciones extramilitares podrían incluir la represión de eventuales estallidos sociales? No lo dijo. Sólo señaló que "vamos a estar mejor" con los militares bajo el comando de César Milani, pero no aclaró si el plural involucraba sólo al kirchnerismo o también al resto de los argentinos.

Hizo un dibujo verbal perfecto para contar lo que pasó con el acuerdo con Repsol por YPF, envuelta, por supuesto, en la bandera del nacionalismo energético. Dijo que Repsol recibirá 5000 millones de dólares en lugar de los 10.000 millones que pedía. Pero Cristina Kirchner pagó con bonos y con intereses altos. En diez años, Repsol tendrá sus 10.000 millones de dólares. ¿Deberá esperar? Sí, pero más o menos el mismo tiempo que le hubiera llevado un largo y engorroso juicio ante los tribunales internacionales del Ciadi. La petrolera española se ahorrará, eso sí, los honorarios de los abogados, que nunca hubieran sido una parte insignificante del juicio.

Cristina habló de Vaca Muerta (la segunda reserva mundial de gas no convencional y la cuarta de petróleo) y remarcó la necesidad de importantes inversiones. Traducción al idioma directo: el acuerdo con Repsol (elogiado explícitamente por Washington) era indispensable para aspirar a recibir inversiones en Vaca Muerta. Confirmó lo que decían sus críticos, que ella vapuleó durante dos años. El caso Repsol es una síntesis de los cambios en las políticas exterior y económica.

No mencionó por su nombre a la inflación ni a la inseguridad ni a la corrupción. El aumento del costo de vida es sólo responsabilidad de los empresarios (los zamarreó varias veces), e ignoró su propia responsabilidad en la emisión monetaria y en el gasto público, que espolean la inflación. "Buenos modos, nunca malos modos", les ordenó a los que ejecutan el programa Precios Cuidados. La política amable de ayer no se transfiguró ni en ese asunto crucial para ella. No les pidió nada a los sindicatos; sólo aludió a los maestros para reclamarles que se sentía rehén de ellos con el inicio de las clases, siempre condicional.

Cristina habló más mal que bien del peronismo, porque le recordó a éste su indiferencia por el sistema democrático. Lo contrastó, para peor, con la historia democrática del radicalismo. De la corrupción hablaron su silencio y las cámaras de la televisión oficial. Ni una sola vez lo enfocaron al vicepresidente Amado Boudou. La propia presidenta consultó varias veces con Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados, en lugar de Boudou, que era quien presidía la asamblea parlamentaria. Boudou es defendido, pero no tolerado.

Del "vamos por todo" de hace dos años pasó a un pedido clamoroso de acuerdos multipartidarios con la oposición. Pero embarró la oferta cuando puso como ejemplo la elección de Gerardo Zamora, un ex radical detestado por su partido, como ejemplo de su vocación acuerdista. Zamora es la expresión viviente del consenso al revés: ni peronistas ni radicales lo quieren en la presidencia provisional del Senado. Zamora está ahí porque la Presidenta no quiere que nadie dude sobre quién manda. Manda ella. Y lo quiere hacer hasta el último día de su poder formal, aunque también sabe, como insinuó ayer, que se está yendo.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16450
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.