Talisman















































Últimos temas
» Hay 4,5 veces más de gente en situación de calle que la reconocida por la Ciudad
Ayer a las 10:48 pm por Talisman

» La UIA alertó que en el sector fabril "no hay generación de empleo"
Ayer a las 10:42 pm por Talisman

» Murió Landrú, una leyenda del humor gráfico argentino
Ayer a las 10:18 pm por Talisman

» Encuesta K: CFK sube, Cambiemos se estanca
Ayer a las 10:10 pm por Talisman

» Encuesta de Aragón: CFK lidera
Ayer a las 10:02 pm por Talisman

» Europa, a la conquista del primer planeta
Jue Jul 06, 2017 11:00 pm por Talisman

» Las moléculas orgánicas nacen al mismo tiempo que las estrellas
Jue Jul 06, 2017 10:37 pm por Talisman

» Preocupación mundial por los asteroides, las montañas que caen del cielo
Jue Jul 06, 2017 10:29 pm por Talisman

» Incidentes en Hamburgo en medio de la cumbre del G20: la particular bandera para Mauricio Macri
Jue Jul 06, 2017 9:58 pm por Talisman

» Lo que sabemos sobre el Planeta 9
Vie Jun 23, 2017 11:09 pm por Talisman

» Llega el «Planeta 10»
Vie Jun 23, 2017 11:03 pm por Talisman

» La galaxia «muerta» que cambiará lo que sabemos del Universo
Vie Jun 23, 2017 10:58 pm por Talisman

» La NASA descubre diez nuevos planetas que podrían albergar vida
Vie Jun 23, 2017 10:53 pm por Talisman

» ¡Sorpresa! Júpiter es más antiguo que el Sol
Vie Jun 23, 2017 10:47 pm por Talisman

» Némesis, la estrella compañera del Sol, existió de verdad
Vie Jun 23, 2017 10:42 pm por Talisman

» Confirmado: vivimos en el borde de un descomunal vacío cósmico
Jue Jun 08, 2017 10:20 pm por Talisman

» Descubren un planeta infernal más caliente que las estrellas
Jue Jun 08, 2017 10:12 pm por Talisman

» Descubren una nueva supertierra, el mejor candidato para buscar vida extraterrestre
Jue Jun 08, 2017 10:06 pm por Talisman

» Un planeta gigante y con anillos causa misteriosos eclipses
Jue Jun 08, 2017 10:00 pm por Talisman

» Inflación 2017: cuánto midieron los gremios, las consultoras y el INDEC
Jue Jun 08, 2017 9:38 pm por Talisman

» Cristina contra Macri: "¿¿¿Qué más quiere que ajusten los argentinos???"
Jue Jun 08, 2017 9:28 pm por Talisman

» "Los macristas no tienen ni vocabulario para los Derechos Humanos"
Jue Jun 08, 2017 9:24 pm por Talisman

» La NASA anuncia el hallazgo de 1.284 nuevos planetas, la mayor detección de la historia
Vie Mayo 26, 2017 11:40 pm por Talisman

» La sonda Cassini, testigo del solsticio en Saturno
Vie Mayo 26, 2017 11:33 pm por Talisman

» Astrónomos ven por primera vez cómo una estrella se convierte en un agujero negro
Vie Mayo 26, 2017 11:28 pm por Talisman

» Los primeros datos de Juno revelan enormes tormentas en Júpiter
Vie Mayo 26, 2017 11:23 pm por Talisman

» ¿Por qué astrónomos de todo el mundo vigilan la «estrella de la megaestructura alienígena»?
Vie Mayo 26, 2017 11:17 pm por Talisman

» El planeta con la mayor órbita jamás descubierto
Vie Mayo 26, 2017 11:09 pm por Talisman

» Los astrónomos detectan un agujero negro supermasivo «fuera de control»
Vie Mayo 26, 2017 11:06 pm por Talisman

» ¿Dos agujeros negros supermasivos en la misma galaxia?
Vie Mayo 26, 2017 11:01 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


El dilema del PJ: quién se anima con ella

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El dilema del PJ: quién se anima con ella

Mensaje por Talisman el Lun Feb 03, 2014 10:51 pm

Un gobernador peronista, que suele frecuentar la primera fila de los asistentes a los discursos de Cristina Kirchner, responde así en estos días cuando se le pregunta cómo está el partido frente a la crisis de la economía. "Miren al sindicalismo y sabrán hacia dónde va el peronismo." ¿Cómo ve él al sindicalismo? "Reagrupado de hecho y a mucha distancia del Gobierno." Ebullición y preocupación son las palabras que usa otro gobernador para calificar la situación interna del PJ .


Por Joaquín Morales Solá | LA NACION

El peronismo nada en aguas desconocidas. Hay un gobierno peronista que no lo representa. Hay una crisis que fastidia a la sociedad con el gobierno y con el partido. Hay una presidenta que desprecia la interlocución con gobernadores e intendentes justicialistas.

Gobernadores cristinistas, o que posan como tales, están siendo arrastrados por la impopularidad de ella. Los que no son tan cristinistas sospechan que la sociedad podría no distinguir entre peronistas, kirchneristas y cristinistas. Para el trazo grueso de la gente común, dicen, todos ellos son peronistas.

La preocupación por una eventualidad se está convirtiendo en riesgos palpables en varias provincias. El gobernador de Entre Ríos, el cristinista Sergio Urribarri, tropezó con la novedad de que dos importantes intendentes de su provincia (uno de ellos, el de Concordia, es precandidato a gobernador) podrían saltar pronto hacia el peronismo disidente.

Sin embargo, nada de todo esto está en condiciones de llegar, intacto y directo, al conocimiento de la Presidenta. La información de lo que sucede en el partido fluye rápida y vasta entre sus dirigentes, que no pueden decidir nada trascendente. Ninguno sabe cómo ni cuándo le llega la información a Cristina, si le llega. Todos creen, más bien, que el núcleo duro que la rodea sólo le da interpretaciones parciales de la realidad.

Tres gobernadores han avanzado en las últimas horas en definiciones públicas significativas. Uno fue el de Buenos Aires, Daniel Scioli: admitió que se viven "momentos sensibles", y recordó que él gobierna "un país dentro del país".

"Momentos sensibles" podría traducirse en la palabra crisis según el estilo siempre prudente del gobernador bonaerense. El recuerdo de su experiencia como funcionario es más llamativo, porque significa que no cesó, a pesar del cuestionamiento de sectores cristinistas, su insistente oferta como candidato a suceder a la Presidenta. Crisis y sucesión en boca de Scioli es el síntoma más cabal de que el gobernador le está hablando a un justicialismo desesperado por encontrar una puerta de salida.

Otro gobernador fue el cordobés José Manuel de la Sota, que pidió que el peronismo no termine hundiendo al peronismo (es decir, a Cristina), pero reclamó enérgicamente un cambio de las cosas actuales. De la Sota tiene fama de conocedor obsesivo de la estructura partidaria y es el que en estos días más habla con gobernadores e intendentes, incluidos Scioli y Sergio Massa. "Un presidente peronista no se puede ir en helicóptero, pero tampoco el peronismo debería pasar a la oposición sólo por el capricho de unos pocos", dicen cerca de él. De la Sota, que nunca militó en el kirchnerismo, aspira a participar de una solución electoral para el partido, pero sabe que las sociedades también se cansan de las marcas. La marca del PJ es la que está ahora en peligro.

El tercer gobernador fue el misionero Maurice Closs, también un peronista que era muy cercano a Cristina, que hizo un llamado a no repetir las experiencias de los finales de Raúl Alfonsín y de Fernando de la Rúa. Closs morigeró luego sus declaraciones, pero quienes lo escucharon en una entrevista en Radio Mitre saben que lo que se publicó tiene el sentido de lo que dijo. Lo que sucedió con Closs podría pasarles a muchos peronistas: se confunden de momento e interlocutor y terminan hablando ante los micrófonos como hablan en la intimidad. El cuadro que pintó Closs en público es el que describe todo el justicialismo en estricta reserva.

El conflicto irresuelto de todos ellos es encontrar una forma de llegar directamente a la Presidenta. Al principio confiaron en Jorge Capitanich, pero éste se pasó al fanatismo de los conversos. El político abierto y pragmático que fue se convirtió en un cruzado del cristinismo más paranoico. "Cristina, Máximo y Zannini han perdido muchas cosas, menos el arte de quemarle el cerebro al más pintado", dice un intendente bonaerense que visita asiduamente la Casa Rosada, en alusión a Capitanich. Dos gobernadores peronistas dicen que nunca confiaron en Capitanich como un representante del partido en la Casa de Gobierno. "Sólo sabe decir que sí. Lo hizo con Cavallo, con Duhalde, con Kirchner y con Cristina", resumen.

El interlocutor ideal para todos ellos sería Scioli, por su envergadura como gobernador de la provincia más importante del país y como uno de los pocos políticos peronistas que conservan respetables índices de popularidad. La idea es el regreso a un viejo problema: Scioli no ha nacido para llevarle un ultimátum a nadie. Y lo que los peronistas quieren es que alguien le diga a Cristina que el partido no se suicidará por los desbarajustes que arma Axel Kicillof. El ministro de Economía es casi una manía para ellos. "El peronismo no practicó nunca la prueba y el error con el poder", dice un gobernador con notable desprecio político por el ministro de Economía.

Sólo hay un intendente en Buenos Aires, el de La Matanza, Fernando Espinoza, con un trato amable y asiduo con la Presidenta. Espinoza, que es ahora también el presidente del PJ bonaerense, suele llevarle pedidos concretos a Cristina para la gestión de los intendentes. No obstante, nadie está seguro ahora de que podría convencerlo de ser el mensajero de un ultimátum.

Ultimátum es una palabra muy usada en estos días en el justicialismo. ¿Qué significa? "Que Cristina deje de jugar con La Cámpora y se apoye en el peronismo, o el peronismo no la apoyará a ella", responde un gobernador. Está saliendo a flote en el partido un viejo rencor escondido, que se disimulaba desde que comenzó el segundo mandato de la Presidenta. Lo provocó la opción de Cristina por los jóvenes camporistas.

"Ella nos dio la espalda", dice otro intendente bonaerense. Con todo, al partido le será difícil explicar que esta experiencia de poder no es suya. El PJ controla casi todas las provincias, casi todas las intendencias del país y las mayorías parlamentarias del Congreso nacional. Los diálogos reservados de estas horas no carecen de realismo: aquellas constataciones del poder peronista son el riesgo electoral del peronismo. "¿Cómo le explicamos a la sociedad que el kirchnerismo no es peronista?", se pregunta retóricamente uno de sus dirigentes más conocidos. El fantasma de una sociedad argentina cansada del PJ y optando por otras variantes electorales surge con insistencia en esas conversaciones entre justicialistas.

Los peronistas miran con cierta admiración la capacidad de decidir de los dirigentes gremiales, que siempre han sido la vanguardia del movimiento. Ya no hay diferencias sustanciales entre Hugo Moyano y Antonio Caló, el viejo opositor y el reciente oficialista. Los dos hablan mal de Kicillof, se quejan de la inflación y ponen duras condiciones públicas. "Al final, Moyano tenía razón: Cristina será una carga para el PJ", aceptó un dirigente de la CGT oficialista. Así está el sindicalismo y hacia ahí va el peronismo. No importa. La Presidenta decidió pertrecharse en su pequeño círculo de incondicionales y no oír los ruidos de las palabras ni los de la sublevación.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16530
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.