Talisman















































Últimos temas
» ¡Encuentran agua! Cada día más habitable la "Supertierra"
Miér Dic 13, 2017 4:59 pm por Talisman

» Los 18 destinos seleccionados por Nat Geo para visitar en 2018
Mar Dic 12, 2017 6:51 pm por Talisman

» Descubren una gran tierra en la zona de habitabilidad de un sol lejano
Lun Dic 11, 2017 7:20 pm por Talisman

» Descubren el agujero negro supermasivo más distante de todos los tiempos
Lun Dic 11, 2017 7:13 pm por Talisman

» Por qué la nave Juno no está donde debería estar
Lun Dic 11, 2017 7:04 pm por Talisman

» La nave Voyager 1 enciende sus propulsores después de casi 40 años
Lun Dic 11, 2017 6:56 pm por Talisman

» ¿Es peligroso tratar de contactar con extraterrestres?
Lun Dic 11, 2017 6:46 pm por Talisman

» Afirman que la explosión en el submarino ARA San Juan fue corta y mortal y que colapsó en un segundo
Lun Dic 11, 2017 6:21 pm por Talisman

» La Armada, en problemas: Insiste en ocultar y olvidar (pero USA presiona)
Lun Dic 11, 2017 6:06 pm por Talisman

» Ganímedes: podría haber vida en el mayor océano del Sistema Solar
Lun Oct 09, 2017 7:23 pm por Talisman

» Por qué el Planeta Nueve tiene que existir
Lun Oct 09, 2017 7:15 pm por Talisman

» Rusia suma fuerzas con la NASA para construir una estación espacial en la Luna
Lun Oct 09, 2017 7:10 pm por Talisman

» Localizan Zelandia, el octavo continente de la Tierra
Lun Oct 09, 2017 7:03 pm por Talisman

» El megatelescopio de treinta metros aún podría quedarse en España
Lun Oct 09, 2017 6:56 pm por Talisman

» Un estudio revela que las ballenas fueron feroces depredadores
Jue Sep 07, 2017 10:49 pm por Talisman

» El meteorito que mató a los dinosaurios provocó una «noche» de dos años
Jue Sep 07, 2017 10:20 pm por Talisman

» Amplían la zona de evacuación en Miami por Irma, y vienen José y Katia
Jue Sep 07, 2017 10:05 pm por Talisman

» La NASA hará una prueba de defensa con un asteroide real el 12 de octubre
Jue Ago 10, 2017 10:35 pm por Talisman

» Una vida «diferente» es posible en Titán
Jue Ago 10, 2017 10:20 pm por Talisman

» La CGT ratificó la movilización del 22 agosto pero no habló de paro
Vie Jul 28, 2017 10:09 pm por Talisman

» Nueva encuesta en la provincia de Buenos Aires: Cristina ganaría casi con 40 puntos
Vie Jul 28, 2017 10:01 pm por Talisman

» Jorge Lanata fue deportado de Venezuela: "Nos hicieron un interrogatorio muy duro"
Vie Jul 28, 2017 9:57 pm por Talisman

» La Gran Mancha Roja de Júpiter, como nunca se había visto
Jue Jul 20, 2017 10:29 pm por Talisman

» Los exoplanetas con condiciones más extremas que se descubrieron hasta el momento
Jue Jul 20, 2017 10:03 pm por Talisman

» Hay 4,5 veces más de gente en situación de calle que la reconocida por la Ciudad
Miér Jul 19, 2017 10:48 pm por Talisman

» La UIA alertó que en el sector fabril "no hay generación de empleo"
Miér Jul 19, 2017 10:42 pm por Talisman

» Murió Landrú, una leyenda del humor gráfico argentino
Miér Jul 19, 2017 10:18 pm por Talisman

» Encuesta K: CFK sube, Cambiemos se estanca
Miér Jul 19, 2017 10:10 pm por Talisman

» Encuesta de Aragón: CFK lidera
Miér Jul 19, 2017 10:02 pm por Talisman

» Europa, a la conquista del primer planeta
Jue Jul 06, 2017 11:00 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Presidenta, si no se cambia, el final ya lo conocemos todos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Presidenta, si no se cambia, el final ya lo conocemos todos

Mensaje por Talisman el Sáb Dic 28, 2013 8:19 pm

El rumbo de la economía argentina es de colisión, con impactos social e institucional. Hay que hacer algo para impedirlo, cuanto antes, maniobrar antes que resulte un esfuerzo tardío. La Presidente de la Nación realizó cambios en su gabinete de colaboradores pero no modificó las políticas, y se marchó a descansar a El Calafate (Santa Cruz) mientras abundan los presagios negativos, tal como si fuese un mérito desafiar a la coyuntura. La consultora Economía & Regiones advierte, tal como ocurre con muchos economistas, sindicalistas, empresarios y líderes de opinión en general, que Cristina Fernández de Kirchner aún está a tiempo de impedir lo peor pero tiene que realizar cambios en el rumbo. Y ya no queda mucho tiempo más... La implosión u explosión de la economía es algo que todos temen porque ya lo vivieron. La aceleración de la inflación, la problemática cambiaria y la pérdida de reservas son problemas de cortísimo plazo y los resultados de las medidas a tomar sólo se plasman en un horizonte temporal más largo.


"Para bajar la inflación, primero y ante todo hay que convencer a la gente que se luchará contra el aumento de precios y que se terminará bajando la inflación." Desde la intervención del INDEC y desde que Moreno estableció cupos de exportación y acuerdos de precios, el aumento de la harina triplicó la inflación y el incremento de la carne y de la leche la duplicó.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Economía & Regiones). El cierre de 2013 se presenta diferente a sus comienzos. La trayectoria de algunas variables (tasa de crecimiento) han cambiado de sentido y la de otras siguen su curso (inflación, tipo de cambio, reservas, desempleo) pero a una velocidad más acelerada.
 
En la actualidad el escenario económico es más negativo que a comienzos de año. Hace 12 meses se sabía que el 2013 iba a ser mejor que el 2012. Por el contrario, hoy se sabe que el 2014 va a ser peor que el 2013 y que la macroeconomía de los próximos meses se va a parecer mucho más a la de 2012 que a la de este año. La tasa de crecimiento del PBI de 2014 (+1.8%) será más débil que la de 2013 (+3.0%), la inflación más alta, el ritmo de devaluación más acelerado, el déficit fiscal y las necesidades de financiamiento del estado más elevadas, mayor emisión del BCRA y mercado laboral más débil con un sector público con cada vez menos capacidad para compensar la falta de creación de nuevos puestos de trabajos privados.
 
El gobierno tiene un problema macroeconómico de cortísimo plazo a resolver: la aceleración de la inflación, los problemas cambiarios y la pérdida de reservas. Sin embargo, éstos son sólo consecuencias y no las causas del problema. La inflación, el dólar paralelo, la brecha cambiaria y la pérdida de reservas son consecuencia las políticas aplicadas hace años y que no se resuelven los problemas de fondo. Estas políticas destruyen las señales de precios y distorsionan los precios relativos.
 
La aceleración de la inflación, la caída de reservas, el dólar paralelo y la brecha cambiaria pueden cesar en forma sustentable sólo si ataca el origen de los problemas y se cambia totalmente la política económica actual. La distorsión de precios relativos y la dominancia fiscal son los principales problemas estructurales detrás de los desequilibrios actuales.
 
Igualmente, la distorsión de precios relativos y la dominancia fiscal están mutuamente relacionadas, ya que los subsidios son el germen de ambas cosas.
 
Los Subsidios aumentaron 38 veces entre 2005 y 2013, pasando de 0% a casi 5% del PBI entre 2005 y 2013. En la actualidad, aproximadamente el 88% de los subsidios corresponden a energía y transporte. Los subsidios equivalen a todo el deterioro fiscal de Nación (bien medido), que asciende a 5% del PBI y explican todo el exceso de pesos que el BCRA emite “de más” para asistir el Tesoro.
 
¿De qué trataría una política macroeconómica integral?
 
Habría que actuar en la esfera fiscal, monetaria, cambiaria y, al mismo tiempo, modificar la política de financiamiento, dejando de lado la política oficial de desendeudamiento que paga deuda con reservas. Hay que retornar lo más rápido posible a los mercados internacionales de crédito. En este sentido, la reciente emisión de deuda de YPF ha sido una señal positiva.
 
Para bajar la inflación, primero y ante todo hay que convencer a la gente que se luchará contra el aumento de precios y que se terminará bajando la inflación.
 
Para sacarle presión al dólar paralelo en forma genuina, hay que convencer a la gente que habrá activos en pesos con mayor rendimiento que el dólar. En otras palabras, es actuar sobre las expectativas inflación y las expectativas de devaluación para revertir su sesgo negativo.
 
Las recientes declaraciones del presidente del BCRA, que asegura que la expansión de base monetaria será menor en 2014, son positivas, pero por si solas no alcanzan para disminuir las expectativas de inflación y devaluación. La política cambiaria, que acelera el ritmo de devaluación, juega en sentido opuesto a las declaraciones del presidente del BCRA. 
 
A medida que se acelera la devaluación, por cada dólar que traigan los exportadores la autoridad monetaria deberá emitir más pesos a cambio. Además, si todos los días el peso se deprecia aceleradamente, las expectativas de devaluación aumentan.
 
Las expectativas negativas se revertirán con menor dominancia fiscal, con menores subsidios y con tasas reales positivas.
 
> El BCRA debería mostrar intenciones firmes de crear instrumentos financieros en pesos con rendimientos positivos, de manera de fortalecer la demanda de pesos para bajar las expectativas de inflación y de devaluación y así quitarle genuinamente presión al dólar paralelo, que fue el activo de mayor rendimiento desde que se puso el cepo.
 
La suba de la tasa de interés debe ser suave para evitar un aumento abrupto del costo de financiamiento al sector corporativo, lo cual sería nocivo para el capital de trabajo y nivel de actividad. En este marco, la política cambiaria oficial es errónea:
 
> La previsibilidad es el principal error de la política cambiaria devaluatoria actual. Todo el mundo espera que el peso se siga devaluando aceleradamente contra el dólar y eso es un error. La actual aceleración sostenida y previsible del dólar oficial incentiva adelantar importaciones y postergar exportaciones, lo cual atenta contra el balance cambiario y no sería positivo para el comportamiento de mediano plazo de las reservas, cuyo ritmo de caída a disminuido en el cortísimo plazo. Esta disminución de la tasa a la cual el BCRA pierde reservas es positiva, pero surgen dudas que pueda prolongarse durante los próximos cuatro cinco meses.
 
La suba de la tasa no debe aplicarse en cualquier contexto, tiene que ser acompañada por una disminución de la dominancia fiscal, un cambio de política cambiaria y acciones tendientes a lograr la vuelta a los mercados de capitales.
 
Un aumento de tasas debe estar combinado con la reducción del gasto público en términos del PBI. Esta reducción del gasto es necesaria e imprescindible para que los pesos que el BCRA retira del mercado por una “ventana”, no vuelvan a la economía por otra “ventana”. En este punto resulta crucial encarar en el cortísimo plazo el desarmando de la actual política de subsidios.
 
Todavía no se ha anunciado alguna medida concreta de política económica que contribuya a disminuir la dominancia fiscal. Tampoco hay señales de que no se pagará deuda con reservas, ni que se dejará de lado la política oficial de desendeudamiento.
 
Desde la política fiscal las pocas nuevas señales muestran que la dominancia fiscal aumentaría en 2014. Los aumentos salariales a las fuerzas de seguridad provincial y los problemas sociales contribuyen a pensar que el gasto público, el déficit fiscal y las necesidades de financiamiento del sector público aumentarían el próximo año.
 
Las necesidades financieras del Sector Público Consolidado aumentarían de 5.4% (2013) a un marco de entre 6.8% y 7.1% del PBI. El 6.8% tendría lugar si el aumento salarial fuera del 30%.
 
El 7.1% se daría con un incremento del 35%. Si finalmente los consumidores comenzaran a financiarse contra el fisco aumentando la evasión (efecto Olivera-Tanzi), con un crecimiento de los ingresos fiscales en torno a 28% interanual, las necesidades financieras totales treparían hasta 8.5%/9.2% del PBI. Con aumento de evasión y sin financiamiento, el BCRA debería emitir más y por ende las presiones macroeconómicas sobre la inflación y el mercado cambiario aumentarían.
 
Con más pesos en el mercado y con un incremento de la relación pesos / reservas, las expectativas de inflación y depreciación aumentarían. Paralelamente, las presiones sobre el mercado cambiario se recrudecerían. En este escenario, la dinámica de las principales variables macroeconómicas continuaría el curso que presentaron los últimos meses. La inflación se aceleraría, el dólar paralelo y su brecha subirían y el crecimiento económico seguiría debilitandose.
 
En el mercado laboral, la demanda de trabajo (empresas) seguiría perdiendo fuerza y no debería sorprender si algunos puestos de trabajo se destruyeran. Para peor, el sector público ya no tendría capacidad de amortiguar ese efecto negativo vía más empleo público. En este marco, el desempleo podría comenzar a subir suavemente. Los números del PBI del tercer trimestre 2013 ya muestran el menor nivel de actividad y pre anuncian un 2014 con menor crecimiento que 2013.
 
¿Por qué se reducirá el nivel de actividad en 2014?
 
Porque las variables (20% de aumento de la cosecha en relación a 2012, buen nivel de ventas de autos al mercado doméstico y a Brasil y el repunte de la Construcción) que explicaron la mejora del nivel de actividad en 2013 tendrán mucho menos fuerza en 2014.
 
Con precios promedios menores y cantidades posiblemente más bajas, el aporte de la cosecha al crecimiento sería inferior en 2014. Por su parte, las expectativas de crecimiento de Brasil no superan el 2,5% para el año próximo, previéndose menor dinamismo de nuestras exportaciones, sobretodo de la industria automotriz. Es decir, el mercado automotor doméstico también sería menos dinámico; de hecho ya lo está siendo. 
 
La industria automotriz pasó del 38% (abril’13) / 30% (mayo’13) al 5.1% (septiembre’13) y -3.1% (octubre’13) interanual. Es más, el nuevo impuesto muy probablemente impactará negativamente en el sector.
 
La construcción también será menos dinámica. Primero, porque la obra pública, perdería fuerza en relación a 2013. Segundo, las obras privadas perderán dinamismo como consecuencia de los efectos del mercado cambiario, ya que durante este año el dólar paralelo y la brecha cambiaria jugaron a favor de la Construcción. Justamente, el “abaratamiento” del costo de construir a un dólar de $ 10 conjuntamente con las tasas de interés reales negativas (ajustadas por inflación) alimentó el dinamismo del sector este año.. Menos obra privada y menos obra pública se traducen en un enfriamiento de todo el sector, que en 2014 crecería menos que en 2013.
 
En resumen, en 2014 habría menos Construcción, menos industria automotriz, menos Brasil y menos soja, por lo que la tasa de crecimiento de 2014 (1.8%) sería más baja que la de 2013 (3.0%).
 
Sin un cambio profundo de políticas económicas (fiscal, monetaria, cambiaria y de financiamiento), que modifiquen radicalmente las expectativas, sería un error esperar una mejora del escenario macroeconómico en 2014. Por el contrario, el crecimiento seguirá debilitándose, la inflación acelerándose y el dólar paralelo subiendo.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16554
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.