Talisman















































Últimos temas
» Así ha sido el eclipse de la superluna azul
Miér Ene 31, 2018 7:40 pm por Talisman

» Preocupación en la Rosada: Cae la imagen de Macri y de Vidal en PBA (CFK se recupera)
Miér Ene 31, 2018 7:17 pm por Talisman

» Triaca, los parientes y el Lázaro Báez que falta para que se hunda el "cambio"
Miér Ene 31, 2018 7:03 pm por Talisman

» Preparan batería de medidas para bajar el costo argentino
Lun Ene 29, 2018 6:27 pm por Talisman

» "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"
Lun Ene 29, 2018 6:05 pm por Talisman

» "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"
Lun Ene 29, 2018 6:05 pm por Talisman

» Un asteroide de 1.1K podría chocar con la Tierra en febrero
Jue Ene 18, 2018 7:04 pm por Talisman

» El misterio de las lunas perdidas
Miér Ene 17, 2018 7:26 pm por Talisman

» Melconian, durísimo: "El calibramiento no arregla esto, es nada"
Vie Dic 29, 2017 6:59 pm por Talisman

» ¿Chocamos?: "Mauricio, Argentina no califica en Wall Street para el 2018"
Vie Dic 29, 2017 6:53 pm por Talisman

» El asteroide que podría haber arruinado la Navidad
Vie Dic 29, 2017 3:26 pm por Talisman

» El Gobierno "recalibra" y Macri evita dar "malas noticias"
Jue Dic 28, 2017 6:46 pm por Talisman

» "Decirte que tienen más información y decirte estúpido, es lo mismo"
Jue Dic 28, 2017 6:39 pm por Talisman

» Pérdida de credibilidad: El mejor equipo de los últimos 50 años es un fracaso
Jue Dic 28, 2017 6:31 pm por Talisman

» El misterio de las explosiones más brillantes del Universo sigue abierto
Mar Dic 26, 2017 7:34 pm por Talisman

» ¿Y si la Estrella de Belén fue una extraña conjunción planetaria?
Mar Dic 26, 2017 7:26 pm por Talisman

» Zarpó el rompehielos Almirante Irízar rumbo a la Antártida
Mar Dic 26, 2017 7:17 pm por Talisman

» Rojo comercial récord: el déficit llegó a los u$s 7.656 M en el acumulado hasta noviembre
Mar Dic 26, 2017 7:12 pm por Talisman

» Murió Thomas Griesa, el juez que condenó a la Argentina en la pelea con los fondos buitres
Mar Dic 26, 2017 7:06 pm por Talisman

» Salió del Pentágono: información sobre extraterrestres en la Tierra
Mar Dic 26, 2017 6:54 pm por Talisman

» Descubren el primer sistema extrasolar de ocho planetas
Mar Dic 19, 2017 4:31 pm por Talisman

» Los dos primeros planetas descubiertos por una Inteligencia Artificial
Mar Dic 19, 2017 4:22 pm por Talisman

» ¡Encuentran agua! Cada día más habitable la "Supertierra"
Miér Dic 13, 2017 4:59 pm por Talisman

» Los 18 destinos seleccionados por Nat Geo para visitar en 2018
Mar Dic 12, 2017 6:51 pm por Talisman

» Descubren una gran tierra en la zona de habitabilidad de un sol lejano
Lun Dic 11, 2017 7:20 pm por Talisman

» Descubren el agujero negro supermasivo más distante de todos los tiempos
Lun Dic 11, 2017 7:13 pm por Talisman

» Por qué la nave Juno no está donde debería estar
Lun Dic 11, 2017 7:04 pm por Talisman

» La nave Voyager 1 enciende sus propulsores después de casi 40 años
Lun Dic 11, 2017 6:56 pm por Talisman

» ¿Es peligroso tratar de contactar con extraterrestres?
Lun Dic 11, 2017 6:46 pm por Talisman

» Afirman que la explosión en el submarino ARA San Juan fue corta y mortal y que colapsó en un segundo
Lun Dic 11, 2017 6:21 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Junio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Pura pirotecnia: Luego de las urnas, no habrá cristinismo perpetuo

Ir abajo

Pura pirotecnia: Luego de las urnas, no habrá cristinismo perpetuo

Mensaje por Talisman el Dom Mayo 26, 2013 8:51 pm

Soplando no se hacen botellas. Movilizando todo todo todo el país para hacer un acto en Plaza de Mayo, no se consolida nada. Fabulando que el poder será propio para siempre, no se permanece. La prioridad de un demòcrata no es permanecer sino gobernar bien, exhibir transparencia e interesarse en el bien comun. Pero el cristinismo sólo quiere perpetuar sus cotos de caza, el Estado como bien personal, con la excusa de que hay una revolución en marcha que sólo existe en su imaginación clientelar. Pero faltan apenas 2 visitas al cuarto oscuro en 2013 para poenerle fecha de salida definitiva.


por CLAUDIO M. CHIARUTTINI

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Sin Saco y Sin Corbata). Aquel 25 de Mayo de 2003, cuando cabeceó el equipo de un fotógrafo y se cortó en la frente en la explanada de la Casa Rosada, nadie pensó que Néstor Kirchner lograría, ya sea por sí mismo o a través de su esposa, extenderse durante 10 años en el poder. Y lo que más sorprende es que, en medio de su decadencia, Cristina Fernández solicite 10 años más de kirchnerismo con la excusa de mejorar la vida de los argentinos, algo que no han logrado creciendo a “tasas chinas” y despilfarrando el erario público.

¿Qué permitió que se pudiera producir esta década de kirchnerismo? ¿Cómo logró Néstor Kirchner imponer a su esposa como heredera y, que Cristina Fernández, lograra un segundo mandato? ¿Cómo se anima la Presidente de la Nación a lanzar un proyecto hegemónico que quiere reemplazar al peronismo justo cuando las encuestas muestran los peores resultados en los últimos cuatro años?

En santacruceño fue electo en medio de la mayor crisis de los partidos políticos que ha vivido la Argentina. El radicalismo y el peronismo estaban divididos en tres, cada uno de ellos. Fue la tercera opción de Eduardo Duhalde, casi por descarte; y Carlos Saúl Menem no le dio el gusto de la segunda vuelta, inyectando el famoso síndrome del “pato rengo”.

Sin duda, Néstor Kirchner supo entender que la atomización política y la destrucción del sistema de partidos era su oportunidad de construir una nueva mayoría, recurriendo a los grupos sociales, organizaciones de derechos humanos y colectivos sin pertenencia. Así, usando al peronismo, comenzó a reemplazar al peronismo. Pero fue Cristina Fernández la que empezó a desperonizar el Gobierno y se animó a lanzar el proyecto hegemónico y la fantasía del “Tercer Movimiento Histórico”.

Pero si Néstor Kirchner logró crecer con su proyecto político personal fue por que logró que los peronistas desmembraran al duhaldismo y cedieran al kirchnerismo el control del Partido Justicialista y de toda la estructura de decisión partidaria. Así, se construyó el primer oximorón que facilitó la concreción del proyecto hegemónico: fue el peronismo el que permitió organizar la movida para desmembrar y sacarlo del poder.

Néstor Kirchner sedujo y sometió a los peronistas con la caja y, ellos cedieron todo el poder, por unas monedas. Hoy, el peronismo vive en viejas estructuras sindicales, en algunos intendentes y gobernadores que esperan que trastabille Cristina Fernández para poder lanzarse a despojarla de los resortes del poder. Así, el peronismo muta y permanece.

Un párrafo especial merece la oposición, que en 10 años, no logró construir un proyecto alternativo, ni crear liderazgos nuevos y modernos, ni desarrollar un discurso atractivo, ni armar una propuesta superadora. Han pasado una década dividiéndose, discutiendo entre ellos, dejando que sus egos e intereses particulares los cieguen y saboreando una sobredosis de egolatría que los alejó una y otra vez de la Casa Rosada.

Néstor Kirchner construyó su poder usando ingentes cantidades de dinero. Cristina Fernández cimenta el camino hacia el proyecto hegemónico usando aún más dinero, gastando como nunca antes un Presidente de la Nación en la historia argentina. Las consecuencias de esa acción es una presión fiscal récord, emisión de dinero indiscriminada, un gasto público descontrolado, un déficit que, este año, puede llegar a 125.000 millones de pesos y un aparato de militancia rentado como jamás se ha visto, quizás, el mayor del Cono Sur latinoamericano.

El cristinismo talibán celebra su 10º Aniversario en el poder arrastrando gente desde todo el país, obligando a los colectivos sociales que lo conforman a cumplir cuotas de presentismo, movilizando una cantidad de micros como no se vio jamás en la capital federal, con la Casa Rosada convertida en un salón de fiesta con catering carísimo y decadente gusto por la decoración, con espectáculos pagados por el Tesoro Nacional y con una colección de puestos ubicados alrededor de la Plaza de Mayo imitando las viejas kermeses de barrio. Todo muy grasa. Se puede derrochar mucho menos y con mejor calidad. Pero es que el cristinismo es estéticamente menemista...

El mismo Gobierno que destrozó las encuestas oficiales para no pagar intereses de la deuda externa por $ 160.000 millones, usa esos números para destacar los supuestos avance que se lograron en esta década. Así, hay dos realidades, las que el “relato” oficial quiere mostrar y la que la calle exhibe. Per, a causa de que los funcionarios no caminan la calle, sólo existe una verdad: la que memorizan cuidadosamente y recitan religiosamente.

De esta forma, una de las consecuencias de la década kircherista es la existencia de dos realidades paralelas, una discursiva y otra comprobable, que están en choque constante. Sin embargo, la decadencia del cristinismo talibán es fruto de los errores, distorsiones y deslices que produce la realidad contra la fantasía discursiva. Por eso, en el décimo aniversario del oficialismo, el “relato” pasa por su mayor momento de falta de credibilidad.

Néstor Kirchner asumió en 2003 cuando la economía comenzaba a recuperarse de la crisis del 2001/2002 y justo en el momento que estalló el precio de la soja. El “yuyito” ha financiado la fiesta kirchnerista. Pero, Cristina Fernández celebra el 10º Aniversario con la economía estancada, cepo cambiario e importador, destrucción de puestos de trabajo, inflación creciente, el menor nivel de inversiones extranjeras en una década, aislada del mundo y con sólo 42% de imagen positiva. Salvo para el aparato rentado del oficialismo, poco y nada puede celebrar el resto de la sociedad.

En sus reiteradas cadenas o en las olas de tuits con que inunda las redes sociales, Cristina Fernández repite una y otra vez los mismo conceptos: no es eterna, el kirchnerismo es lo mejor que le pudo ocurrir a la Argentina, todavía hay mucho por hacer, no venimos a atacar a nadie (pero termina atacando a todos), insiste en el maravilloso pasado y reclama más poder para regalarnos un futuro aún mejor. Puras palabras de campaña.

El kirchnerismo celebra 10 años en el poder con una reforma electoral que permite a la oposición menos de 100 días de propaganda electoral mientras Cristina Fernández y el oficialismo hacen 365 días del año campaña, con recursos ilimitados y por cadena nacional imponiendo el discurso oficial a través de una larga lista de medios que viven de la publicidad oficial, mientras trata de acallar cualquier voz opositora.

El kirchnerismo celebra 10 años en el poder intentando colonizar al Poder Judicial, buscando borrar las denuncias de corrupción de sus funcionarios y colocando jueces que cierren con toda celeridad las causas que puedan mostrar el verdadero entramado de poder y negocios montada alrededor de un Néstor Kirchner convertido en personaje de historieta.

Reescribir la historia, uso y abuso de los derechos humanos, sembrar un mística que no existe, construir un “relato” y tomar conceptos vacíos e inyectarle contenidos nuevos han sido los instrumentos para crear una realidad paralela que no existe en la góndola de los supermercados, ni en las villas urbanas, ni entre los consumidores de paco, ni entre los jubilados, ni en las escuelas y hospitales públicos.

Luego de 10 años de gobierno, el cristinismo talibán se preocupa más por controlar e imponer la agenda mediática que por erradicar la pobreza, destina más tiempo en atacar a sus enemigos que en rehacer el entramado institucional, trabaja con más ahínco en repartir subsidios que en crear fuentes de empleo y se esfuerza en dividir cada día más a los argentinos, para poder dominarnos con más facilidad. Lejos quedó aquella Cristina Fernández que, en 2007, prometía más transparencia y apertura.

En el 10º Aniversario del ingreso al Gobierno de Néstor Kirchner, Cristina Fernández lanzó la campaña para las elecciones legislativas del 2013, que son la antesala de la votación presidencia del 2015. Mientras la Presidente de la Nación dice que celebró el Día de la Patria, la fiesta de Plaza de Mayo fue un acto partidario, cerrado, de altísimo contenido político, donde quedó en claro el proyecto de imponerse 10 años más. Fue el primer paso a la perpetuidad.

Mientras que Rafael Correa asume en Ecuador diciendo que no buscará un nuevo mandato, mientras Inacio Lula da Silva renuncia a volver al poder para beneficiar a Dilma Rousseff, mientras Michelle Bachelet ni siquiera intentó reformar la Constitución de Chile para eternizarse en su cargo, pese a la excelente imagen positiva que tenía cuando finalizó su mandato; Cristina Fernández busca cambiar la Carta Magna para buscar un tercer gobierno, dado que Amado Boudou se derrumbó como “Delfín” del proyecto cristinista talibán (por más que lo quiera resucitar Diana Conti).

La fiesta de ayer, el Gobierno mostró un fasto pocas veces visto, algo que responde a un viejo apotegma de la historia: cuando un proceso político está en decadencia, más exuberante se transforma, para ocultar sus profundas debilidades estructurales.

Después de 10 años de gobierno kirchnerista, la corrupción ha vuelto como uno de los temas que más preocupa a la gente. Esto no ocurría desde los tiempos menemistas. Así, como un cuerpo se pervierte con el tiempo, la corrupción aparece para carcomer la credibilidad del poder de turno. Además, a más ejemplos de corrupción, los liderazgos de turno redoblan una y otra vez su apuesta, hasta que se quedan sin capital político. Es la crónica de la decadencia del cristinismo talibán, siempre duplicando la postura. Es cierto que 100 veces ganaron, el problema es cuando empiecen a perder.

En política no existen reglas, pero si ciertas regularidades históricas. Por ejemplo, cuando más avanza en la decadencia un proyecto político más funciones ejecutivas suma para evitar que se note es derrumbe. También se inundan de mística. Por eso, las elecciones generales serán el 27 de octubre, el día que se recuerde el 3º año de la muerte de Néstor Kirchner, por lo cual, se relaciona la votación con una recordación del líder fallecido. Así, la fidelidad adquiere una dimensión totalmente nueva. Eso es crear mística.

Pese a que el kirchnerismo murió junto con Néstor Kirchner, el cristinismo talibán sigue usando su máscara, como la Revolución de Mayo hizo con Fernando VII, para poder mantenerse en el poder. Las diferencias entre el 25 de Mayo de 1810 y el 25 de Mayo de 2013 son inmensas. También entre el 25 de Mayo de 2003 y el 25 de Mayo de 2013. Poco importan, ayer en Plaza de Mayo no se recordó el Primer Gobierno patrio ni el ingreso de Néstor Kirchner al poder. Ayer, se lanzó la campaña para que el cristinismo talibán se eternice en el poder.

El proyecto hegemónico entró en la recta final, dos elecciones separan a Cristina Fernández y sus acólitos de someter a la Argentina a su voluntad, quizás, por 10 años más. Sólo dos votaciones, demasiado poco tiempo para perderlo analizando una celebración que, aunque fastuosa, no pudo ocultar la debilidad que carcome las entraña del cristinismo talibán.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16576
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.