Talisman















































Últimos temas
» Argentina profundiza la desigualdad social
Mar Ene 10, 2017 10:33 pm por Talisman

» Así se ven la Tierra y la Luna fotografiadas desde Marte
Dom Ene 08, 2017 10:28 pm por Talisman

» Marcelo Tinelli debió volver pronto de sus vacaciones para enfrentar el vaciamiento de Ideas del Sur
Miér Dic 28, 2016 9:54 pm por Talisman

» Desde ATE Neuquén "bancaron" la pedrada a Macri: "A donde vaya, lo iremos a buscar
Miér Dic 28, 2016 9:50 pm por Talisman

» Apedrearon el auto en que viajaba el presidente Macri en Villa Traful
Miér Dic 28, 2016 9:44 pm por Talisman

» "Postales de fin de año en el País del cambio y la alegría": la dura carta de Cristina Kirchner contra el Gobierno de Mauricio Macri tras su procesamiento
Mar Dic 27, 2016 10:30 pm por Talisman

» El país europeo al que le encanta estar triste
Mar Dic 27, 2016 10:22 pm por Talisman

» La Justicia intimó al Gobierno a informar sobre el decreto
Mar Dic 27, 2016 9:51 pm por Talisman

» Investigarán si Laura Alonso hace "persecución selectiva" desde la OA
Mar Dic 27, 2016 9:46 pm por Talisman

» Macri le pidió la renuncia a Prat Gay: Luis Caputo y Nicolás Dujovne, sus sucesores
Mar Dic 27, 2016 9:43 pm por Talisman

» Descubren un gigantesco «río» de hierro fundido en el núcleo de la Tierra
Jue Dic 22, 2016 10:34 pm por Talisman

» Ceres, el mayor asteroide del Sistema Solar, fue un mundo acuático
Jue Dic 22, 2016 10:26 pm por Talisman

» Las ondas gravitacionales, descubrimiento del año según la revista Science
Jue Dic 22, 2016 10:07 pm por Talisman

» La imagen de Macri cayó a su nivel más bajo de todo el año
Jue Dic 22, 2016 9:59 pm por Talisman

» Las ventas de súper y shopping siguen sin dar señales de reactivación
Jue Dic 22, 2016 9:56 pm por Talisman

» Diputados la aprobó y es ley la reforma de Ganancias
Jue Dic 22, 2016 9:47 pm por Talisman

» En Casa Rosada a Macri lo apodaron el "Grinch"
Jue Dic 22, 2016 9:42 pm por Talisman

» Pésimo 2do semestre: Se profundizó la recesión
Jue Dic 22, 2016 9:39 pm por Talisman

» A pesar de la recesión y la pobreza, para Macri "fue un año positivo"
Mar Dic 20, 2016 9:34 pm por Talisman

» Avanza en el Congreso el rechazo al DNU que habilitó el blanqueo a familiares
Mar Dic 20, 2016 9:29 pm por Talisman

» Macri y los Panamá Papers llegaron al Senado de Brasil: piden informes y sospechan encubrimiento de Temer
Lun Dic 19, 2016 9:56 pm por Talisman

» El Congreso argentino, penúltimo en un ranking sobre transparencia
Lun Dic 19, 2016 9:15 pm por Talisman

» Fernando De la Rúa: "Lo de 2001 fue un golpe del peronismo, lo digo sin rencores"
Lun Dic 19, 2016 9:12 pm por Talisman

» Nicolás Maduro insultó a Mauricio Macri: "Cobarde, oligarca, ladrón, no te metas con las mujeres"
Vie Dic 16, 2016 10:08 pm por Talisman

» Lapidario informe sobre cumplimiento a los DDHH en el primer año de Cambiemos
Jue Dic 15, 2016 11:28 pm por Talisman

» Diosdado Cabello tildó de "cobarde" a Macri y pidió que el embajador de Venezuela se retire
Jue Dic 15, 2016 11:02 pm por Talisman

» Según la UCA, la desocupación es más que la que dice el INdEC
Jue Dic 15, 2016 10:36 pm por Talisman

» Pelloni: "Lo voté a Macri pero estoy desilusionada"
Jue Dic 15, 2016 10:32 pm por Talisman

» Comerciantes deprimidos: Serán fiestas muuuuuy 'gasoleras'
Jue Dic 15, 2016 10:27 pm por Talisman

» Panamá Papers: Alemania reportó maniobras sospechosas de los Macri
Miér Dic 14, 2016 10:54 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Enero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Indignados (1): Una Argentina que se inunda más allá de La Plata

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Indignados (1): Una Argentina que se inunda más allá de La Plata

Mensaje por Talisman el Dom Abr 07, 2013 8:36 pm

Más allá de la tragedia, su dramatismo y su dolor, las inundaciones de esta semana en Buenos Aires pueden ser políticamente leídas como metáforas, como símbolos de una élite política que se viene alejando peligrosamente de la realidad. Todo nos ubica en una situación bisagra: el gobierno espera ganar porque no hay oposición y la oposición también por los errores del gobierno. Ninguno ofrece una alternativa: el gobierno sólo seguir estando porque ya está y las oposiciones para que no sigan los que están. No son opciones ninguna de las dos. ¿Y entonces qué...?


"Para colmo, con las inundaciones, se pudo ver el despliegue de un aparato comunicacional K incontrolable, que ya se ha independizado incluso de su creadora y comete locuras increíbles, porque cuando creyeron que las muertes se circunscribían a Capital Federal, tanto De Vido, como D’Elía, como 678, intentaron cargar la totalidad de la tragedia sobre las espaldas de Macri, en vez de convocar al salvataje de las víctimas, cosa que recién hicieron cuando las aguas llegaron a La Plata."


por CARLOS SALVADOR LA ROSA

CIUDAD DE MENDOZA (Los Andes). “Como se forman los grandes ríos por la afluencia de los arroyos y riachos que van viniendo desde lejanas y opuestas veredas, las aguas corren por el plano del valle hasta que forman espontáneamente su cauce. Se construye sustancialmente con lo nuevo que viene sobre la base de algo que ya existe -la multitud innominada y proscripta- que no se ha detenido en su marcha ni mira atrás, sino que está esperando. Esperando la convocatoria. Ella es la que hace los grandes partos de la historia y la historia no le niega nunca su partero, que está aún desconocido... Así ocurrirá necesariamente ahora, que puede ser un año o dos o tres y no mucho más. La conciliación, el reencuentro se producirán pero no en el nivel que esperan y que ellos llaman 'alto'. Viene de abajo y es un imperativo de las circunstancias. Es una conciencia que ya está formada y que rompe las estructuras formales de toda la política, libera a sus hombres y los lleva a coincidir en el hecho nuevo del día nuevo”.
Arturo Jauretche (los subrayados son nuestros).

Durante su presidencia, Néstor Kirchner no se ocupó tanto de relatar la política, sino de hacerla. Por eso buscó acompañarse de gente con prestigio propio como Lavagna, Bielsa, Taiana, Tedesco, Béliz, Filmus, a los que sumó una Corte Suprema también colmada de prestigiosos.

Sin embargo, cuando asumió la presidencia su esposa Cristina, fue el mismo Néstor quien la ayudó a reemplazar todos esos funcionarios por obsecuentes relatores de un relato robado del pasado por intelectuales tan nostálgicos como decadentes, desesperados hasta la alucinación por tener su revancha histórica, una segunda oportunidad.

Pero ellos no tuvieron la culpa, sino los políticos que los sacaron de sus claustros monásticos y les hicieron creer que esta vez no serían usados como supuestamente los usó Perón en los años ’70. Esos intelectuales bien podrían llamarse ideólogos de diván, porque lo suyo es más psicoanalítico que político.

Tanto de jóvenes como de viejos, creyeron que su “superior inteligencia” les permitiría apoderarse del peronismo, pero este movimiento tan amorfo como pragmático los usó ahora como los usó antes, y los está tirando hoy como los tiró ayer. Castigo que, además, bien merecido tienen.

Lo cierto es que las dos presidencias de Cristina son hijas sustanciales del relato entendido como el dique, el cauce con el que se intentó canalizar, conducir las aguas desbocadas en 2001. Fue, desde el primer momento, un dique construido con materiales viejos, reciclados (traídos de un pasado que fue, por otra parte, desastroso) pero que al principio soportaron bastante bien el peso de la realidad porque coincidían con la direccionalidad política que al país le dio Néstor Kirchner, y también con las principales tendencias latinoamericanas de época.

Así, el relato devino un dique que contenía las aguas desmadradas, pero no a todas. Lo malo es que para éstas otras no se pensó en ninguna contención puesto que en los momentos de mayor prepotencia, el relato soñó con hacer desaparecer, secar, aniquilar todas aquellas aguas que no entraran dentro de su cauce.

Durante un tiempo, el éxito fue notable, tanto que hasta llegó a pensarse que el relato había sustituido a la realidad, o que era una nueva realidad más poderosa que la vieja realidad. En consecuencia, a cada fracaso táctico en vez de rectificar los errores, se le respondía con una profundización de la política que condujo al fracaso.

Y como al principio esta tesis del vamos por todo dio resultado, se creyó haber eliminado la ley de la gravedad. De allí en más, los errores habría que duplicarlos para convertir la derrota en éxito; ese fue el teorema K. Y gracias al mismo lograron el más que aplastante alud electoral de octubre de 2011. El éxito “definitivo” del relato.

La primera advertencia de que no toda la realidad entraba dentro del dique relator fue la tragedia ferroviaria de Once. Aparecía el primer “símbolo” de que parte importante de las aguas no circulaban por los canales K y que si esas aguas se seguían acumulando sin contención, en algún momento podrían inundarnos a todos.

Sin embargo, la advertencia, pese a su brutal contundencia por el costo cobrado en vidas, no fue en absoluto escuchada por el poder. O fue escuchada con la misma lógica del vamos por todo. En consecuencia, se decidió aumentar al máximo la potencia del relato, inundar al país de relato a ver si dentro de él se podía meter todo lo real, o al menos ocultarlo lo suficiente para declarar su inexistencia.

Así, se impulsó la gesta malvinera, la segunda liberación de España con la toma de Repsol, el 7D contra la “corporación mediática” y la “democratización” de la “corporación judicial”. Fue todo el año pasado una lucha denodada del relato para imponer sus utopías sobre la realidad, para que ésta no se mostrara.

Pero mientras el gobierno quería distraernos con su agenda “épica”, el problema ya no eran solamente las aguas que circulaban por fuera de los diques, sino que las mismas aguas que circulaban dentro del canal K empezaron a escurrirse por las roturas de sus envejecidas paredes.

Entonces, de a poco, ante la obsolescencia del relato como modo de entender la realidad, van apareciendo los “símbolos”, que son hechos, gestos o palabras que muestran todas aquellas cosas que el relato deja sueltas. Son señales que nos avisan de la existencia de todo aquello que el relato declaró inexistente. Hoy los símbolos están arrasando con el relato, porque a través de ellos se muestra todo lo que el relato parcializó, oscureció u ocultó.

Y cuando casi todos los acontecimientos adquieren altura simbólica es porque indican un cambio de época monumental: la necesidad imperiosa de crear nuevos diques para contener una realidad que navega sin rumbo ni conducción por fuera de los diques y canales oficiales, amenazando con destruir todo lo que se enfrente a su paso.

He aquí quizá la gran diferencia con la tragedia de las inundaciones en comparación con la ferroviaria; en que ya no se puede ocultar con más relato las mentiras del relato. Ahora hay que intentar cambiarlo por otro, pero no se tiene otro. No lo tiene ni el gobierno ni nadie más, porque el único que tenía relato era el gobierno.

El verso setentista, la base del relato, murió con el Papa, cuando Cristina se dio cuenta que la ideologización que intentó no logró entrar en el corazón de la sociedad, ni siquiera en el de las masas peronistas. Y como el setentismo era la única coartada que tenía Cristina para cubrir de épica revolucionaria una gestión mediocre, ahora -sin setentismo- queda sólo la gestión mediocre.

Las primeras reacciones del cristinismo ante la designación de su odiado Bergoglio desnudaron desvaríos que indican la creciente desconexión de la élite K con respecto a la sociedad y también hacia la mayoría del peronismo, que sólo acata sin convicción, por mera obediencia debida, acallar el desprecio inicial al Papa incitado por los ideólogos setentistas.

Más políticamente hábil que sus ideólogos, que le proponían seguir la guerra contra Bergoglio en el Vaticano como se la hizo durante todos estos años en Buenos Aires, Cristina decidió dar por perdida la batalla cultural a cambio de no perder la batalla electoral. Pero no tiene relato alternativo, por eso, a pesar de algunos aparentes buenos modales, sigue su lucha contra los mismos enemigos inventados de siempre, aunque ahora sin la mística del relato.

Para colmo, con las inundaciones, se pudo ver el despliegue de un aparato comunicacional K incontrolable, que ya se ha independizado incluso de su creadora y comete locuras increíbles, porque cuando creyeron que las muertes se circunscribían a Capital Federal, tanto De Vido, como D’Elía, como 678, intentaron cargar la totalidad de la tragedia sobre las espaldas de Macri, en vez de convocar al salvataje de las víctimas, cosa que recién hicieron cuando las aguas llegaron a La Plata.

O sea, el discurso inicial del cristinismo, tanto en lo del Papa como en las inundaciones, giró enloquecido sobre sí mismo, aullando pavadas, como un monstruo de Frankenstein que liberado de las órdenes de su creadora, amenaza con matarla incluso a ella misma.

Es en situaciones extremas como éstas cuando todo se hace símbolo. Cuando cada gesto parece expresar la realidad entera, esa que el relato intentó ocultar. Así, la sensación popular es que, más allá de las responsabilidades de cada uno, nadie demostró liderazgo para conducir la lucha contra la catástrofe. Se tuvo, además, la sensación de que estos ridículos feriados cada vez más largos son utilizados por la élite política para irse a pasear por el mundo, o sea para auto-turismo dirigencial.

Pero aun cuando fueron llegando de sus vacaciones, ninguno pudo mostrarse junto al otro para demostrar que al menos ante la catástrofe, las internas se dejan de lado. Cada uno culpaba a los otros y se demoró un día entero desmontar los odios que el relato instaló, para empezar las mínimas colaboraciones entre ellos. Por eso la inundación demuestra la desconexión de toda la élite política gobernante con respecto al resto de la sociedad.

Con el Papa, el gobierno, y con las inundaciones, toda la clase política, mostraron que están atrás de la realidad y del pueblo. Que ya no sólo no pueden hacer que los sigan, sino que son ellos quienes están siguiendo a la sociedad, pero con torpeza y sin convicción.

Todo esto nos ubica en una situación bisagra: el gobierno espera ganar porque no hay oposición y la oposición también por los errores del gobierno. Ninguno ofrece una alternativa: el gobierno sólo seguir estando porque ya está y las oposiciones para que no sigan los que están. No son opciones ninguna de las dos.

Posdata. Claro que el intendente de La Plata, un tal Bruera, es un miserable Schettino, ese capitán que huyó primero que nadie de su barco que se hundía. Bruera no estuvo cuando la inundación, luego mintió que estaba y cuando le descubrieron la mentira, despidió a un empleado como chivo expiatorio. Bruera es un fugado, un mentiroso y un cobarde, es cierto, sin embargo, que ahora la élite política quiera echarle todas las culpas a ese tipejo para así exculpar al resto de sus miembros, indica que Bruera no es el único Schettino.

Aconsejamos, para el final, releer la cita de don Arturo Jauretche con que se inicia esta nota. Porque las élites a veces se suicidan, pero los pueblos no. Por eso cuando no va quedando nada arriba, hay que mirar bien abajo, porque es allí donde suele refugiarse la verdad confiscada por el poder.

Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16408
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.