Talisman















































Últimos temas
» La NASA hará una prueba de defensa con un asteroide real el 12 de octubre
Jue Ago 10, 2017 10:35 pm por Talisman

» Una vida «diferente» es posible en Titán
Jue Ago 10, 2017 10:20 pm por Talisman

» La CGT ratificó la movilización del 22 agosto pero no habló de paro
Vie Jul 28, 2017 10:09 pm por Talisman

» Nueva encuesta en la provincia de Buenos Aires: Cristina ganaría casi con 40 puntos
Vie Jul 28, 2017 10:01 pm por Talisman

» Jorge Lanata fue deportado de Venezuela: "Nos hicieron un interrogatorio muy duro"
Vie Jul 28, 2017 9:57 pm por Talisman

» La Gran Mancha Roja de Júpiter, como nunca se había visto
Jue Jul 20, 2017 10:29 pm por Talisman

» Los exoplanetas con condiciones más extremas que se descubrieron hasta el momento
Jue Jul 20, 2017 10:03 pm por Talisman

» Hay 4,5 veces más de gente en situación de calle que la reconocida por la Ciudad
Miér Jul 19, 2017 10:48 pm por Talisman

» La UIA alertó que en el sector fabril "no hay generación de empleo"
Miér Jul 19, 2017 10:42 pm por Talisman

» Murió Landrú, una leyenda del humor gráfico argentino
Miér Jul 19, 2017 10:18 pm por Talisman

» Encuesta K: CFK sube, Cambiemos se estanca
Miér Jul 19, 2017 10:10 pm por Talisman

» Encuesta de Aragón: CFK lidera
Miér Jul 19, 2017 10:02 pm por Talisman

» Europa, a la conquista del primer planeta
Jue Jul 06, 2017 11:00 pm por Talisman

» Las moléculas orgánicas nacen al mismo tiempo que las estrellas
Jue Jul 06, 2017 10:37 pm por Talisman

» Preocupación mundial por los asteroides, las montañas que caen del cielo
Jue Jul 06, 2017 10:29 pm por Talisman

» Incidentes en Hamburgo en medio de la cumbre del G20: la particular bandera para Mauricio Macri
Jue Jul 06, 2017 9:58 pm por Talisman

» Lo que sabemos sobre el Planeta 9
Vie Jun 23, 2017 11:09 pm por Talisman

» Llega el «Planeta 10»
Vie Jun 23, 2017 11:03 pm por Talisman

» La galaxia «muerta» que cambiará lo que sabemos del Universo
Vie Jun 23, 2017 10:58 pm por Talisman

» La NASA descubre diez nuevos planetas que podrían albergar vida
Vie Jun 23, 2017 10:53 pm por Talisman

» ¡Sorpresa! Júpiter es más antiguo que el Sol
Vie Jun 23, 2017 10:47 pm por Talisman

» Némesis, la estrella compañera del Sol, existió de verdad
Vie Jun 23, 2017 10:42 pm por Talisman

» Confirmado: vivimos en el borde de un descomunal vacío cósmico
Jue Jun 08, 2017 10:20 pm por Talisman

» Descubren un planeta infernal más caliente que las estrellas
Jue Jun 08, 2017 10:12 pm por Talisman

» Descubren una nueva supertierra, el mejor candidato para buscar vida extraterrestre
Jue Jun 08, 2017 10:06 pm por Talisman

» Un planeta gigante y con anillos causa misteriosos eclipses
Jue Jun 08, 2017 10:00 pm por Talisman

» Inflación 2017: cuánto midieron los gremios, las consultoras y el INDEC
Jue Jun 08, 2017 9:38 pm por Talisman

» Cristina contra Macri: "¿¿¿Qué más quiere que ajusten los argentinos???"
Jue Jun 08, 2017 9:28 pm por Talisman

» "Los macristas no tienen ni vocabulario para los Derechos Humanos"
Jue Jun 08, 2017 9:24 pm por Talisman

» La NASA anuncia el hallazgo de 1.284 nuevos planetas, la mayor detección de la historia
Vie Mayo 26, 2017 11:40 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


El primer papa jesuita

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El primer papa jesuita

Mensaje por Talisman el Sáb Mar 23, 2013 1:47 am

Es natural que muchos compatriotas, la prensa y, recientemente, el Gobierno se hayan sorprendido y, luego, celebrado la llegada de un argentino al pontificado. El nuestro es un país que no suele dar buenas noticias, de modo que –más allá de las creencias de cada uno– es grato ver a los argentinos dejar de lado algunos gestos y rictus que se van modelando por la historia que viven desde hace mucho. Sin embargo, la novedad mayor es otra: Francisco es el primer papa jesuita.


Por Dante Caputo

Los jesuitas forman una orden controvertida. Para algunos, es el grupo más preparado y moderno; y para otros, es temido y condenado. A pesar de las incontables marginaciones que sufrieron, los sacerdotes de la Compañía de Jesús han estado desde su creación en el centro de los grandes debates y acciones de la Iglesia. La orden fue creada por Ignacio de Loyola y aprobada por Pablo III en 1540.

La compañía marca el abandono de muchas prácticas medievales en la vida clerical y la introducción de nuevas exigencias para la ordenación que le conferirán uno de los rasgos que la distinguen hasta hoy: su alto nivel cultural. Para ser ordenado jesuita hacen falta muchos más años de estudio y formación que para cualquier otra orden.

Como se suele ver en la historia, ser mejor trae consecuencias desagradables, hasta el punto de que en 1773 Clemente XIV decide la abolición de la orden, la que logra sobrevivir en Rusia hasta que retornan plenamente a la Iglesia en 1814. El rasgo que parece más relevante de la historia de la orden es su cercanía a la evolución de las sociedades, su proximidad a la modernidad.

Olivier Bobineau, en un libro que apareció hace unos días (El imperio de los papas: sociología del poder en la Iglesia. Edición CNRSRS), sostiene que uno de los problemas de la relación de la Iglesia con el mundo de hoy es que uno y otro se fundan en principios divergentes. El mundo camina hacia la modernidad, la que políticamente implica una creciente relación horizontal entre los individuos, tal como muestra el avance de la democracia y la creciente igualdad de derechos. Formas imperfectas, sin duda, pero inmensamente lejanas de la sociedad feudal y de las monarquías absolutas.

Mientras tanto, la Iglesia sigue edificada sobre un estricto principio de verticalidad, donde el poder dado por las jerarquías de sus miembros marca el funcionamiento de toda la organización.

Estos no son sólo dos principios distintos, sino que son también contradictorios e incompatibles. Parece, lector, razonable pensar que una organización que quiere insertarse activamente en la sociedad (el mayor desafío de Francisco) encontrará serias dificultades en hacerlo cuando su propio modo de estructurarse va en sentido opuesto al de las sociedades. Estas abandonan el principio de la autoridad fundada en una jerarquía permanente, y la Iglesia lo mantiene contra viento y marea.

Este no es un debate abstracto, sino complejo, que si buscamos entender lo que está sucediendo en estas materias, no debería esquivarse. Dos principios contradictorios de organización del poder no auguran un buen vínculo.

Por eso, que el nuevo papa sea jesuita, una orden que, en comparación con otras, se acerca a la manera en que se desenvuelven las sociedades, no es un tema secundario.

No soy un experto en la intimidad de la orden (sólo los conozco de cerca), de modo que me pareció conveniente volver a conversar con mi amigo, un ex jesuita, no argentino, para explorar estas cosas a las que me estoy refiriendo.

Mi amigo, durante su formación como sacerdote, estudió 19 años en prestigiosas universidades. Posee, en la tradición de su ex orden, una notable formación académica. “Amo a la orden y también a esta madre tan difícil que es la Iglesia”, me previene para separar su historia de la de aquellos que salieron del sacerdocio por razones de fe.

Rápidamente hablamos del divorcio de la Iglesia respecto de la modernidad. Me señala la manera en que Juan Pablo IIII y Benedicto XVI borraron en los hechos el avance del Concilio Vaticano IIII (1962) que había dado un gran paso para acercar a la Iglesia a la modernidad, a la evolución de las sociedades, en definitiva, a la realidad en la que debería actuar. El Concilio buscó atenuar la estructura jerárquica y piramidal de la Iglesia, que había nacido más de las luchas de poder que de las cuestiones teológicas.

Me recuerda que la jerarquía cardenalicia no existe teológicamente, con precisión, no tienen existencia eclesiológica.

El obispo, pastor, trabaja en las enseñanzas con la comunidad. Esa es la única pieza que cumple la función del magisterio, la trasmisión de la fe. Los cardenales están fuera de esto, no son parte de la trasmisión de la doctrina.

En rigor, estos “príncipes de la Iglesia” –como suele denominárselos– corresponden a formas medievales de distribución del poder, propias de la época de Constantino (708-715) y se corresponden a los feudos del poder eclesiástico. En esa forma de organización del poder, no original de la Iglesia, se basa la actual estructura, que ignora los cambios de Vaticano II y que acentúa el carácter vertical de la institución.

Los jesuitas no son favorables a estas estructuras y saben que un poder así estructurado se convierte en una seria dificultad para la reconstrucción de una Iglesia en pérdida de vigor.

El dilema que sugiere mi amigo es, si Bergoglio quiere producir cambios, tendrá que comenzar la transformación de un poder que es el mismo que lo eligió. Por lo que resultó de nuestra conversación, la historia del nuevo papa no es la de un hombre categórico. Ayudó a salvar vidas, pero su prédica no condenó los asesinatos masivos. “El cristianismo no debe ser cómodo. No hay resurrección sin cruz”, dijo mi amigo.

En la conversación sin plan, volvemos a hablar del papel de la educación, de la formación científica de los jesuitas. Para mi amigo, cuando se habla de educación, se alude directamente a la capacidad pastoral y sobre todo (lo que me pareció más importante) a la capacidad intelectual para dialogar con el mundo moderno. Se trata de la capacidad para ser interlocutor de un ateo, de los científicos; de discutir de biología, para que el tema del aborto y la contracepción no sea una expresión arbitraria. La pérdida de educación ha hecho que en gran parte la Iglesia cayera en un dogmatismo infantil: impone sin argumentar.

Stephen Hawking, uno de los mayores astrofísicos de nuestro tiempo, relató la experiencia de sus diálogos con un grupo de jesuitas con los que discutía sobre el big bang y la creación del universo. Mi amigo conoció a uno de estos jesuitas, miembros del observatorio astronómico del Vaticano. El contó cómo su interlocución con Hawking se interrumpió por la prohibición expresa de Juan Pablo II, quien en un aparente gesto de contrición había pedido disculpas –poco tiempo antes– por la persecución de Galileo.

Ignacio de Loyola dijo que los jesuitas debían combinar la contemplación y la acción; “el jesuita encuentra su contemplación en la acción”. El jesuita, en el espíritu del renacimiento, encuentra a Dios en el mundo y no fuera de él.

Un papa jesuita parece ser entonces una novedad mayor, que será inmensa si logra reunir la institución que dirige con el mundo en el que vive, trayéndola a la modernidad. guran un buen vínculo.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16537
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.