Talisman















































Últimos temas
» La NASA hará una prueba de defensa con un asteroide real el 12 de octubre
Jue Ago 10, 2017 10:35 pm por Talisman

» Una vida «diferente» es posible en Titán
Jue Ago 10, 2017 10:20 pm por Talisman

» La CGT ratificó la movilización del 22 agosto pero no habló de paro
Vie Jul 28, 2017 10:09 pm por Talisman

» Nueva encuesta en la provincia de Buenos Aires: Cristina ganaría casi con 40 puntos
Vie Jul 28, 2017 10:01 pm por Talisman

» Jorge Lanata fue deportado de Venezuela: "Nos hicieron un interrogatorio muy duro"
Vie Jul 28, 2017 9:57 pm por Talisman

» La Gran Mancha Roja de Júpiter, como nunca se había visto
Jue Jul 20, 2017 10:29 pm por Talisman

» Los exoplanetas con condiciones más extremas que se descubrieron hasta el momento
Jue Jul 20, 2017 10:03 pm por Talisman

» Hay 4,5 veces más de gente en situación de calle que la reconocida por la Ciudad
Miér Jul 19, 2017 10:48 pm por Talisman

» La UIA alertó que en el sector fabril "no hay generación de empleo"
Miér Jul 19, 2017 10:42 pm por Talisman

» Murió Landrú, una leyenda del humor gráfico argentino
Miér Jul 19, 2017 10:18 pm por Talisman

» Encuesta K: CFK sube, Cambiemos se estanca
Miér Jul 19, 2017 10:10 pm por Talisman

» Encuesta de Aragón: CFK lidera
Miér Jul 19, 2017 10:02 pm por Talisman

» Europa, a la conquista del primer planeta
Jue Jul 06, 2017 11:00 pm por Talisman

» Las moléculas orgánicas nacen al mismo tiempo que las estrellas
Jue Jul 06, 2017 10:37 pm por Talisman

» Preocupación mundial por los asteroides, las montañas que caen del cielo
Jue Jul 06, 2017 10:29 pm por Talisman

» Incidentes en Hamburgo en medio de la cumbre del G20: la particular bandera para Mauricio Macri
Jue Jul 06, 2017 9:58 pm por Talisman

» Lo que sabemos sobre el Planeta 9
Vie Jun 23, 2017 11:09 pm por Talisman

» Llega el «Planeta 10»
Vie Jun 23, 2017 11:03 pm por Talisman

» La galaxia «muerta» que cambiará lo que sabemos del Universo
Vie Jun 23, 2017 10:58 pm por Talisman

» La NASA descubre diez nuevos planetas que podrían albergar vida
Vie Jun 23, 2017 10:53 pm por Talisman

» ¡Sorpresa! Júpiter es más antiguo que el Sol
Vie Jun 23, 2017 10:47 pm por Talisman

» Némesis, la estrella compañera del Sol, existió de verdad
Vie Jun 23, 2017 10:42 pm por Talisman

» Confirmado: vivimos en el borde de un descomunal vacío cósmico
Jue Jun 08, 2017 10:20 pm por Talisman

» Descubren un planeta infernal más caliente que las estrellas
Jue Jun 08, 2017 10:12 pm por Talisman

» Descubren una nueva supertierra, el mejor candidato para buscar vida extraterrestre
Jue Jun 08, 2017 10:06 pm por Talisman

» Un planeta gigante y con anillos causa misteriosos eclipses
Jue Jun 08, 2017 10:00 pm por Talisman

» Inflación 2017: cuánto midieron los gremios, las consultoras y el INDEC
Jue Jun 08, 2017 9:38 pm por Talisman

» Cristina contra Macri: "¿¿¿Qué más quiere que ajusten los argentinos???"
Jue Jun 08, 2017 9:28 pm por Talisman

» "Los macristas no tienen ni vocabulario para los Derechos Humanos"
Jue Jun 08, 2017 9:24 pm por Talisman

» La NASA anuncia el hallazgo de 1.284 nuevos planetas, la mayor detección de la historia
Vie Mayo 26, 2017 11:40 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Fiesta del populismo pop globalizado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fiesta del populismo pop globalizado

Mensaje por Talisman el Mar Jun 02, 2015 11:14 pm

El 24 de mayo, dos filas de casi cien metros esperaban para entrar al Museo Histórico de Parque Lezama, donde poco antes la Presidenta, con severo rostro de sargenta sanmartiniana, había guardado el sable corvo. Chicos disfrazados con el kit Granadero que regalaba Paka Paka corrían sobre el césped. Por Avenida de Mayo, la gente (mucha gente) iba y venía en esa tarde de vísperas. Al día siguiente, a esa misma hora, ya casi no se podía avanzar no sólo entre la gente sino en el humo de choripanes y hamburguesas que convirtieron Avenida de Mayo en una parrilla. Fuegos encendidos durante dos días, olor y cenizas al viento, papeles en el piso.


Por Beatriz Sarlo

Seguí la orden de un manifestante que, tocándome el brazo, me dijo: “osservá, osservá”. Llegué hasta donde pude, digamos hasta el puesto de Radio Nacional, a la altura de la verja del Cabildo. De todas formas, como si fuera un espectáculo de ballet o de Violetta, todos mirábamos lo que sucedía por las pantallas gigantes. No hay ojo humano que permita percibir una cara a más de 150 metros. Pero la imagen en pantalla gigante con gran sonido no es lo mismo que en la televisión de la cocina. La fiesta, como el recital, ama la hipérbole.

Quienes digan que los organizados llegaron en ómnibus dice tanta verdad como que él mismo llega a su casa en taxi o en subterráneo todas las noches. Por otra parte, quien estuvo en la Plaza fácilmente podía darse cuenta de que La Cámpora llegó unida y organizada. Pero también que muchos avanzaban en pequeños grupos de amigos y que estacionaron en el centro, además de los ómnibus, muchos autos “de pobre”, con las abolladuras herrumbradas, a los que todavía no les llegó el turno del recambio.

No tengo razones para dudar de la aceptación popular de los recitales: se llenan los que organiza Lombardi en la Ciudad y los que organiza Telerman en la Provincia. Se llenó éste que organizó Javier Grosman. Si todos los presentes fueran unidos y organizados habría más militantes K que soldados en la Grande Armée de Napoleón. Los militantes conviven con los espontáneos.

El kirchnerismo pone en escena la Fiesta, algo que pertenece no sólo al mundo popular sino al de las capas medias. La formación de La Cámpora, que ocupaba el centro de la Avenida de Mayo desde Piedras hasta la Plaza, era la columna vertebral política de la Fiesta, pero aunque esa columna sostenía la línea general kirchnerista, el sonido de los bombos y los redoblantes, no eran ajenos a una especie de rítmico sonido celebratorio. Por los costados de La Cámpora, las veredas anchas de la Avenida estaban ocupadas por los “no encuadrados”: kirchneristas sueltos, simpatizantes, familias, ancianos y chicos, sillas de ruedas, señoras con bastón. De todo.

A festejar. El kirchnerismo percibe a la perfección que la política tiene una dimensión festiva. Esto lo descubrió antes el peronismo histórico que, como preámbulo de sus actos, ponía en escena números musicales, danzas, orquestas y la coronación de reinas del trabajo. Los contreras hablaban del “circo en Plaza de Mayo”. Perón, en cuanto se instaló el gobierno militar del cual fue secretario de Trabajo y Previsión, visitaba las radios que, en ese momento, eran el polo dinámico de la comunicación de masas. Sensible a la Fiesta y a las nuevas tecnologías, la celebración peronista no fue inventada por Cristina Kirchner.

Excepto el discurso de la Presidenta, casi todo lo que sucedió el 25 de Mayo fue una gigantesca fiesta globalizada (que incluye las formas globales del folklore y de la música latinoamericana). El peronismo de Cristina actualiza una tradición mediática que hoy puede llamarse populismo pop globalizado.

Para el tedeum de la mañana en Luján, la Presidenta eligió los colores celeste y blanco, que son los de la bandera y los del manto de esa Virgen. Según cuenta Paco Jamandreu, modisto de Eva, fue Perón quien lo llamó para que diseñara la ropa de su esposa (antes de que comenzaran a llegar los modelos Dior desde París) y cumplió el encargo con el famoso traje sastre. Cristina no necesitó que su marido se ocupara de estas cosas. Ella es fanática de la ropa y tiene el sentido del vestido apropiado para la Fiesta: no se trata de buen gusto sino de representación teatral. Sus vestidos son los de una mujer pop globalizada: la nueva rica, una figura que este gobierno multiplicó a troche y moche como parte de su acción distributiva entre amigos. A estos brillos de la acumulación populista globalizada no le gana ni un transatlántico remolcado por los globos de Macri.

En este marco, el discurso de la Presidenta fue lo que ha señalado casi todo el mundo: el colapso del 25 de Mayo de 1810 en el 25 de Mayo de 2003; el cambio de Mariano Moreno por Néstor Kirchner; el primer discurso de Néstor como nuevo comienzo de la Patria. Naturalmente, Cristina Kirchner tiene que ignorar a Moreno, redactor del Decreto de Supresión de Honores. El espíritu monárquico de la Presidenta choca con el republicanismo avanzado de Moreno, autor de un decreto que, en su artículo 8, establecía: “Se prohíbe todo brindis, viva, o aclamación pública en favor de individuos particulares de la Junta. Si éstos son justos, vivirán en el corazón de sus conciudadanos”. Un gorila, Moreno.

La Presidenta ha recolocado las efemérides de la Patria (con breve nota al pie, le informó al pueblo el rol nacional patriótico de Rosas en Vuelta de Obligado pero no el de Castelli y ni siquiera el de su amado Belgrano, hombres de 1810). Esta desaparición de la Revolución de Mayo bajo la lápida de la revolución kirchnerista, tuvo otro aspecto: el del tradicional autocentramiento de la Presidenta. Ella tiene un juicio inexacto sobre sí misma y su proyecto. Lo menos que puede decirse es que exagera. Más preciso sería decir que embellece sus actos de gobierno y oculta lo que ni siquiera el discurso puede mejorar (pobreza y desigualdad, índices de precios, las madrigueras de la corrupción).

Show y trastienda. Tal como se está desarrollando, en esta campaña gana el espectáculo y las incursiones en la intimidad. La fiesta de la Plaza fue la inauguración oficial de la campaña electoral. Se dirá que la inauguran todos los días. Pero es difícil reunir esa multitud todos los días y no se la desaprovechó para menudencias como los 205 años de la Revolución de Mayo.

Frente a la épica personalista y el subjetivismo teledramático de la Presidenta, la mayoría de los candidatos que se definen opositores (hago excepción de la izquierda trotskista o socialista y de Stolbizer) no se animan a interpelar con ideas a sus posibles votantes. Todo se reduce a la repetición de una iconografía y de las frases más típicas del qualunquismo: lo que la gente quiere, lo que la gente me dice, lo que escucho de la gente que está cansada de todo.

Esta exageración del qualunquismo alcanza niveles patéticos. Pongo un ejemplo: hace cuatro días, en el programa de Alfredo y Diego Leuco, Del Sel reconoció que carecía de experiencia política, pero que, en cambio, durante más de treinta años había hecho reír a la gente. Non plus ultra. Sin embargo, comparado con Los Midachi, el kirchnerismo es un circo de tres pistas. Sólo que su épica ha fracasado y ha devenido en un régimen con discurso autoritario, prácticas corruptas y para-institucionales. Lo cual lo hace diferente al candidato Midachi, pero también diferente a los esfuerzos de los políticos que todavía creen que es posible dirigirse a la gente sin subestimarla ni mentirle.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16537
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.