Talisman















































Últimos temas
» Así ha sido el eclipse de la superluna azul
Miér Ene 31, 2018 7:40 pm por Talisman

» Preocupación en la Rosada: Cae la imagen de Macri y de Vidal en PBA (CFK se recupera)
Miér Ene 31, 2018 7:17 pm por Talisman

» Triaca, los parientes y el Lázaro Báez que falta para que se hunda el "cambio"
Miér Ene 31, 2018 7:03 pm por Talisman

» Preparan batería de medidas para bajar el costo argentino
Lun Ene 29, 2018 6:27 pm por Talisman

» "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"
Lun Ene 29, 2018 6:05 pm por Talisman

» "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"
Lun Ene 29, 2018 6:05 pm por Talisman

» Un asteroide de 1.1K podría chocar con la Tierra en febrero
Jue Ene 18, 2018 7:04 pm por Talisman

» El misterio de las lunas perdidas
Miér Ene 17, 2018 7:26 pm por Talisman

» Melconian, durísimo: "El calibramiento no arregla esto, es nada"
Vie Dic 29, 2017 6:59 pm por Talisman

» ¿Chocamos?: "Mauricio, Argentina no califica en Wall Street para el 2018"
Vie Dic 29, 2017 6:53 pm por Talisman

» El asteroide que podría haber arruinado la Navidad
Vie Dic 29, 2017 3:26 pm por Talisman

» El Gobierno "recalibra" y Macri evita dar "malas noticias"
Jue Dic 28, 2017 6:46 pm por Talisman

» "Decirte que tienen más información y decirte estúpido, es lo mismo"
Jue Dic 28, 2017 6:39 pm por Talisman

» Pérdida de credibilidad: El mejor equipo de los últimos 50 años es un fracaso
Jue Dic 28, 2017 6:31 pm por Talisman

» El misterio de las explosiones más brillantes del Universo sigue abierto
Mar Dic 26, 2017 7:34 pm por Talisman

» ¿Y si la Estrella de Belén fue una extraña conjunción planetaria?
Mar Dic 26, 2017 7:26 pm por Talisman

» Zarpó el rompehielos Almirante Irízar rumbo a la Antártida
Mar Dic 26, 2017 7:17 pm por Talisman

» Rojo comercial récord: el déficit llegó a los u$s 7.656 M en el acumulado hasta noviembre
Mar Dic 26, 2017 7:12 pm por Talisman

» Murió Thomas Griesa, el juez que condenó a la Argentina en la pelea con los fondos buitres
Mar Dic 26, 2017 7:06 pm por Talisman

» Salió del Pentágono: información sobre extraterrestres en la Tierra
Mar Dic 26, 2017 6:54 pm por Talisman

» Descubren el primer sistema extrasolar de ocho planetas
Mar Dic 19, 2017 4:31 pm por Talisman

» Los dos primeros planetas descubiertos por una Inteligencia Artificial
Mar Dic 19, 2017 4:22 pm por Talisman

» ¡Encuentran agua! Cada día más habitable la "Supertierra"
Miér Dic 13, 2017 4:59 pm por Talisman

» Los 18 destinos seleccionados por Nat Geo para visitar en 2018
Mar Dic 12, 2017 6:51 pm por Talisman

» Descubren una gran tierra en la zona de habitabilidad de un sol lejano
Lun Dic 11, 2017 7:20 pm por Talisman

» Descubren el agujero negro supermasivo más distante de todos los tiempos
Lun Dic 11, 2017 7:13 pm por Talisman

» Por qué la nave Juno no está donde debería estar
Lun Dic 11, 2017 7:04 pm por Talisman

» La nave Voyager 1 enciende sus propulsores después de casi 40 años
Lun Dic 11, 2017 6:56 pm por Talisman

» ¿Es peligroso tratar de contactar con extraterrestres?
Lun Dic 11, 2017 6:46 pm por Talisman

» Afirman que la explosión en el submarino ARA San Juan fue corta y mortal y que colapsó en un segundo
Lun Dic 11, 2017 6:21 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Junio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


La paradoja de la superación

Ir abajo

La paradoja de la superación

Mensaje por Talisman el Jue Mar 26, 2015 11:35 pm

Solemos simpatizar con el dolor ajeno. A menos que intervenga un factor excepcional, el dolor del prójimo nos aproxima a él porque nos hace ver que compartimos una misma naturaleza, una misma condición. Que somos, en suma, humanos como él.


Por Mariano Grondona | LA NACION

Así se genera la química de la "simpatía" en virtud de la cual llegamos a sentir el mismo dolor o la misma alegría que el otro, aunque en cierta manera rebajados en función de la distancia, menor o mayor, que nos separa. La etimología apoya este concepto, puesto que pathos significa "pasión", "sentimiento intenso"; es decir que los atraídos por la simpatía terminan por sentir lo mismo frente a un estímulo comparable. El dolor o la alegría ajenos pasan a ser de este modo propios, aunque en verdad no lo sean.

La tentación que sigue al éxito del otro son los celos, en tanto que la virtud que sigue al dolor del otro es la compasión. Lo que les ocurre a los demás, de esta forma, contribuye a modelar nuestro propio carácter, según sea nuestra reacción ante la suerte ajena.

Esta regla admite matices. Si el dolor del otro me alegra, es que en verdad lo envidio. Si no produce en mí ninguna reacción, es que me ganó la indiferencia. El colmo de la indiferencia ocurriría cuando alguien consiguiera ser plenamente feliz pese a estar rodeado por la infelicidad ajena. ¿Es éste el estigma de las clases altas?

El caso de Gabriela Michetti es un ejemplo que invita al análisis. Su desventaja física mueve, por lo pronto, a la simpatía. Pero el vigor de su respuesta frente a la adversidad invita, al mismo tiempo, a la admiración. ¿En qué medida esta respuesta admirable de Gabriela ha beneficiado su carrera? ¿Las trabas físicas han sido para ella, en definitiva, un estímulo o un obstáculo, una maldición o una bendición? ¿Cuál sería nuestra reacción en este sentido si Gabriela hubiese sido distinta? ¿O Gabriela sería impensable sin su lesión? De estas dificultades del análisis surgen diversas preguntas. ¿Qué hubiera preferido, por lo pronto, la propia Gabriela? ¿Una vida "normal", quizás chata, pero con menores sufrimientos, o la vida abundante en dolores y en éxitos que ha tenido?

De aquí surge otro interrogante: ¿qué es mejor, una vida apacible, sin turbulencias, o una vida tumultuosa, hecha de contrastes, triunfos y derrotas? A la vista de la vida que ha tenido Gabriela, ¿deberíamos envidiarla? Si el éxito viene acompañado por el sufrimiento, ¿qué deberíamos preferir? ¿O acaso es verdad que elegimos cómo y dónde vivir, o en el resto interviene lo que Maquiavelo llamaba la fortuna y otros denominan la casualidad? ¿Somos una hoja en el viento o tenemos opciones porque somos dueños de nuestro destino?

La Argentina será lo que deba ser, so pena de no ser nada. En su profecía histórica, San Martín no nos amenazó con las llamas de un temible infierno, con sus eternas lenguas de fuego, sino con algo quizás peor: el frío desierto de la irrelevancia. Al margen de la vida individual de cada cual, ¿no nos gustaría a los argentinos formar parte de una epopeya colectiva? La han tenido grandes naciones como Francia, Inglaterra o España. ¿Por qué no podríamos tenerla también nosotros mismos?

En algunos de sus pasajes, escritores como José Ortega y Gasset llegaron a sospechar que a los argentinos nos aguardaba un destino de grandeza. Los argentinos de hoy, ¿habríamos renunciado a esta exigente vocación? Quizás el destino de cada argentino sea no sólo ocuparse de sí mismo, de su propia felicidad y la de su familia, sino también de formar las cohortes de nuestra futura grandeza. Si como pueblo hemos nacido no sólo para elaborar nuestra propia plenitud individual y familiar, sino también para integrar las cohortes de la futura grandeza nacional, cada argentino tiene ya, desde ahora, un exigente programa de vida que trasciende su perspectiva individual. Si esta perspectiva histórica comenzara a iluminarnos desde ahora, se ensancharían de un solo golpe nuestras metas individuales.

Si esta idea de llegar a ser lo que estamos llamados a ser empezara a ocupar las mentes de los 40 millones de argentinos, desencadenaría una revolución. Cada vida individual se convertiría de improviso en una duplicación. Viviríamos, de ahí en más, dos vidas. Una, individual, como protagonistas de nosotros mismos. Otra como miembros de una generación pronta a despegar. Sería la duplicación, decíamos, de la propia Argentina, porque cada uno de nosotros contaría por dos. Esta duplicación de nuestras proyecciones individuales ¿es apenas una ilusión romántica o podría presentarse ante nosotros, efectivamente, como una instancia refundacional?

A favor del argumento refundacional habría que decir que la Argentina ya se fundó y se refundó como nación. Las verdaderas naciones, en efecto, han nacido y siguen naciendo para sí mismas. Y nosotros, los argentinos de hoy, ¿lo seguiremos haciendo? Somos una nación. Tenemos una vocación de ser. ¿Todavía la seguimos teniendo?
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16576
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.