Talisman















































Últimos temas
» La Gran Mancha Roja de Júpiter, como nunca se había visto
Jue Jul 20, 2017 10:29 pm por Talisman

» Los exoplanetas con condiciones más extremas que se descubrieron hasta el momento
Jue Jul 20, 2017 10:03 pm por Talisman

» Hay 4,5 veces más de gente en situación de calle que la reconocida por la Ciudad
Miér Jul 19, 2017 10:48 pm por Talisman

» La UIA alertó que en el sector fabril "no hay generación de empleo"
Miér Jul 19, 2017 10:42 pm por Talisman

» Murió Landrú, una leyenda del humor gráfico argentino
Miér Jul 19, 2017 10:18 pm por Talisman

» Encuesta K: CFK sube, Cambiemos se estanca
Miér Jul 19, 2017 10:10 pm por Talisman

» Encuesta de Aragón: CFK lidera
Miér Jul 19, 2017 10:02 pm por Talisman

» Europa, a la conquista del primer planeta
Jue Jul 06, 2017 11:00 pm por Talisman

» Las moléculas orgánicas nacen al mismo tiempo que las estrellas
Jue Jul 06, 2017 10:37 pm por Talisman

» Preocupación mundial por los asteroides, las montañas que caen del cielo
Jue Jul 06, 2017 10:29 pm por Talisman

» Incidentes en Hamburgo en medio de la cumbre del G20: la particular bandera para Mauricio Macri
Jue Jul 06, 2017 9:58 pm por Talisman

» Lo que sabemos sobre el Planeta 9
Vie Jun 23, 2017 11:09 pm por Talisman

» Llega el «Planeta 10»
Vie Jun 23, 2017 11:03 pm por Talisman

» La galaxia «muerta» que cambiará lo que sabemos del Universo
Vie Jun 23, 2017 10:58 pm por Talisman

» La NASA descubre diez nuevos planetas que podrían albergar vida
Vie Jun 23, 2017 10:53 pm por Talisman

» ¡Sorpresa! Júpiter es más antiguo que el Sol
Vie Jun 23, 2017 10:47 pm por Talisman

» Némesis, la estrella compañera del Sol, existió de verdad
Vie Jun 23, 2017 10:42 pm por Talisman

» Confirmado: vivimos en el borde de un descomunal vacío cósmico
Jue Jun 08, 2017 10:20 pm por Talisman

» Descubren un planeta infernal más caliente que las estrellas
Jue Jun 08, 2017 10:12 pm por Talisman

» Descubren una nueva supertierra, el mejor candidato para buscar vida extraterrestre
Jue Jun 08, 2017 10:06 pm por Talisman

» Un planeta gigante y con anillos causa misteriosos eclipses
Jue Jun 08, 2017 10:00 pm por Talisman

» Inflación 2017: cuánto midieron los gremios, las consultoras y el INDEC
Jue Jun 08, 2017 9:38 pm por Talisman

» Cristina contra Macri: "¿¿¿Qué más quiere que ajusten los argentinos???"
Jue Jun 08, 2017 9:28 pm por Talisman

» "Los macristas no tienen ni vocabulario para los Derechos Humanos"
Jue Jun 08, 2017 9:24 pm por Talisman

» La NASA anuncia el hallazgo de 1.284 nuevos planetas, la mayor detección de la historia
Vie Mayo 26, 2017 11:40 pm por Talisman

» La sonda Cassini, testigo del solsticio en Saturno
Vie Mayo 26, 2017 11:33 pm por Talisman

» Astrónomos ven por primera vez cómo una estrella se convierte en un agujero negro
Vie Mayo 26, 2017 11:28 pm por Talisman

» Los primeros datos de Juno revelan enormes tormentas en Júpiter
Vie Mayo 26, 2017 11:23 pm por Talisman

» ¿Por qué astrónomos de todo el mundo vigilan la «estrella de la megaestructura alienígena»?
Vie Mayo 26, 2017 11:17 pm por Talisman

» El planeta con la mayor órbita jamás descubierto
Vie Mayo 26, 2017 11:09 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


La paradoja de la superación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La paradoja de la superación

Mensaje por Talisman el Jue Mar 26, 2015 11:35 pm

Solemos simpatizar con el dolor ajeno. A menos que intervenga un factor excepcional, el dolor del prójimo nos aproxima a él porque nos hace ver que compartimos una misma naturaleza, una misma condición. Que somos, en suma, humanos como él.


Por Mariano Grondona | LA NACION

Así se genera la química de la "simpatía" en virtud de la cual llegamos a sentir el mismo dolor o la misma alegría que el otro, aunque en cierta manera rebajados en función de la distancia, menor o mayor, que nos separa. La etimología apoya este concepto, puesto que pathos significa "pasión", "sentimiento intenso"; es decir que los atraídos por la simpatía terminan por sentir lo mismo frente a un estímulo comparable. El dolor o la alegría ajenos pasan a ser de este modo propios, aunque en verdad no lo sean.

La tentación que sigue al éxito del otro son los celos, en tanto que la virtud que sigue al dolor del otro es la compasión. Lo que les ocurre a los demás, de esta forma, contribuye a modelar nuestro propio carácter, según sea nuestra reacción ante la suerte ajena.

Esta regla admite matices. Si el dolor del otro me alegra, es que en verdad lo envidio. Si no produce en mí ninguna reacción, es que me ganó la indiferencia. El colmo de la indiferencia ocurriría cuando alguien consiguiera ser plenamente feliz pese a estar rodeado por la infelicidad ajena. ¿Es éste el estigma de las clases altas?

El caso de Gabriela Michetti es un ejemplo que invita al análisis. Su desventaja física mueve, por lo pronto, a la simpatía. Pero el vigor de su respuesta frente a la adversidad invita, al mismo tiempo, a la admiración. ¿En qué medida esta respuesta admirable de Gabriela ha beneficiado su carrera? ¿Las trabas físicas han sido para ella, en definitiva, un estímulo o un obstáculo, una maldición o una bendición? ¿Cuál sería nuestra reacción en este sentido si Gabriela hubiese sido distinta? ¿O Gabriela sería impensable sin su lesión? De estas dificultades del análisis surgen diversas preguntas. ¿Qué hubiera preferido, por lo pronto, la propia Gabriela? ¿Una vida "normal", quizás chata, pero con menores sufrimientos, o la vida abundante en dolores y en éxitos que ha tenido?

De aquí surge otro interrogante: ¿qué es mejor, una vida apacible, sin turbulencias, o una vida tumultuosa, hecha de contrastes, triunfos y derrotas? A la vista de la vida que ha tenido Gabriela, ¿deberíamos envidiarla? Si el éxito viene acompañado por el sufrimiento, ¿qué deberíamos preferir? ¿O acaso es verdad que elegimos cómo y dónde vivir, o en el resto interviene lo que Maquiavelo llamaba la fortuna y otros denominan la casualidad? ¿Somos una hoja en el viento o tenemos opciones porque somos dueños de nuestro destino?

La Argentina será lo que deba ser, so pena de no ser nada. En su profecía histórica, San Martín no nos amenazó con las llamas de un temible infierno, con sus eternas lenguas de fuego, sino con algo quizás peor: el frío desierto de la irrelevancia. Al margen de la vida individual de cada cual, ¿no nos gustaría a los argentinos formar parte de una epopeya colectiva? La han tenido grandes naciones como Francia, Inglaterra o España. ¿Por qué no podríamos tenerla también nosotros mismos?

En algunos de sus pasajes, escritores como José Ortega y Gasset llegaron a sospechar que a los argentinos nos aguardaba un destino de grandeza. Los argentinos de hoy, ¿habríamos renunciado a esta exigente vocación? Quizás el destino de cada argentino sea no sólo ocuparse de sí mismo, de su propia felicidad y la de su familia, sino también de formar las cohortes de nuestra futura grandeza. Si como pueblo hemos nacido no sólo para elaborar nuestra propia plenitud individual y familiar, sino también para integrar las cohortes de la futura grandeza nacional, cada argentino tiene ya, desde ahora, un exigente programa de vida que trasciende su perspectiva individual. Si esta perspectiva histórica comenzara a iluminarnos desde ahora, se ensancharían de un solo golpe nuestras metas individuales.

Si esta idea de llegar a ser lo que estamos llamados a ser empezara a ocupar las mentes de los 40 millones de argentinos, desencadenaría una revolución. Cada vida individual se convertiría de improviso en una duplicación. Viviríamos, de ahí en más, dos vidas. Una, individual, como protagonistas de nosotros mismos. Otra como miembros de una generación pronta a despegar. Sería la duplicación, decíamos, de la propia Argentina, porque cada uno de nosotros contaría por dos. Esta duplicación de nuestras proyecciones individuales ¿es apenas una ilusión romántica o podría presentarse ante nosotros, efectivamente, como una instancia refundacional?

A favor del argumento refundacional habría que decir que la Argentina ya se fundó y se refundó como nación. Las verdaderas naciones, en efecto, han nacido y siguen naciendo para sí mismas. Y nosotros, los argentinos de hoy, ¿lo seguiremos haciendo? Somos una nación. Tenemos una vocación de ser. ¿Todavía la seguimos teniendo?
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16532
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.