Talisman















































Últimos temas
» Descubren el origen del volcán más monstruoso del Sistema Solar
Mar Mar 21, 2017 10:04 pm por Talisman

» Marte tuvo anillos en el pasado, y los volverá a tener
Mar Mar 21, 2017 9:58 pm por Talisman

» Los grandes avances científicos que llegarán en 2017
Mar Mar 21, 2017 9:54 pm por Talisman

» La mayoría de los argentinos cree que empeoró la situación económica
Mar Mar 21, 2017 9:42 pm por Talisman

» La economía cayó 2,3% en 2016
Mar Mar 21, 2017 9:38 pm por Talisman

» Los extraños casos del padre Acuña, el cura exorcita de Santos Lugares
Mar Mar 21, 2017 9:04 pm por Talisman

» Descubren un sistema solar con seis «Tierras» que podrían albergar agua líquida
Jue Mar 16, 2017 10:27 pm por Talisman

» El dramático evento que puede transformar la Tierra en una gran bola de nieve
Jue Mar 16, 2017 10:21 pm por Talisman

» Una niebla pestilente y tóxica cubrió la Tierra durante un millón de años
Jue Mar 16, 2017 10:14 pm por Talisman

» Cristina fustigó a Macri con un dibujo animado
Jue Mar 16, 2017 10:04 pm por Talisman

» La CGT confirmó que el 6 de abril se hará el paro nacional sin movilización
Jue Mar 16, 2017 9:29 pm por Talisman

» Macri visitó una fábrica y los trabajadores lo recibieron con abucheos
Jue Mar 16, 2017 9:23 pm por Talisman

» Toda la verdad sobre la casa embrujada de Puerto Montt
Mar Mar 07, 2017 9:06 pm por Talisman

» La verdad oculta de figura de forma humana que apareció en el cielo y revolucionó Zambia
Mar Mar 07, 2017 9:01 pm por Talisman

» Los movilizados piden la triple renuncia: El peor momento del triunvirato cegetista
Mar Mar 07, 2017 8:58 pm por Talisman

» Golpes y empujones: "Los ricachones sindicalistas no quieren ir al paro"
Mar Mar 07, 2017 8:51 pm por Talisman

» Castigo popular a la CGT porque sigue negociando (¿o no hay consenso?) sin fecha para el paro
Mar Mar 07, 2017 8:47 pm por Talisman

» Caso Avianca: "El Gobierno recurre siempre al ‘si pasa, pasa’"
Mar Mar 07, 2017 8:29 pm por Talisman

» Otra marcha atrás: Imputado, Macri suspende el ingreso de Avianca a las 'low cost'
Mar Mar 07, 2017 8:23 pm por Talisman

» Para la oposición el discurso de Macri "estuvo alejado de la realidad"
Miér Mar 01, 2017 10:36 pm por Talisman

» Macri defendió el rumbo económico y pidió ratificar la "convicción por el cambio"
Miér Mar 01, 2017 10:32 pm por Talisman

» Aogashima, la pequeña y curiosa isla que tiene un pueblo dentro de un volcán
Miér Mar 01, 2017 10:25 pm por Talisman

» Avianca: Di Lello imputó a Macri por irregularidades en la explotación del espacio aéreo
Miér Mar 01, 2017 9:54 pm por Talisman

» Los millonarios beneficios económicos de la gestión Macri al Grupo Clarín
Miér Feb 22, 2017 9:14 pm por Talisman

» Las duras críticas de un joven diputado español al Presidente en su visita al Parlamento
Miér Feb 22, 2017 9:09 pm por Talisman

» La Nasa descubrió 7 exoplanetas similares a la Tierra
Miér Feb 22, 2017 8:57 pm por Talisman

» La NASA convocó a una conferencia de prensa inesperada sobre un descubrimiento fuera del Sistema Solar
Mar Feb 21, 2017 9:53 pm por Talisman

» En un año, los productos de primera necesidad subieron hasta un 136%
Mar Feb 21, 2017 9:17 pm por Talisman

» Denuncian a Macri por supuesto fraude tras entrega de rutas "low cost"
Mar Feb 21, 2017 9:12 pm por Talisman

» ¡Se hartó! Pepe Cibrián estalló en Facebook contra todos
Mar Feb 21, 2017 8:57 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Marzo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Todo por retener algo de poder

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo por retener algo de poder

Mensaje por Talisman el Jue Feb 26, 2015 1:07 am

El país político tiene dos escenarios, no sólo el que protagoniza con pertinacia, para su bien o para su mal, Cristina Kirchner. Ella no está en el otro espacio, que es el proceso electoral y que empieza a registrar novedades importantes. No obstante, cabe la certeza de que la política oscilará en los próximos meses entre ambos escenarios, al menos hasta el 8 de agosto, cuando se haga, mediante las PASO, el "primer turno" de las elecciones presidenciales. Una de las estrategias de Cristina es, justamente, sacarle protagonismo al proceso electoral para eclipsar el futuro sin poder que la aguarda.


Por Joaquín Morales Solá | LA NACION

También, para retener los márgenes más amplios posibles de control político hasta que se cumplan los plazos electorales.

Anda, por eso, entre Facebook, donde canaliza sus consideraciones más ocurrentes, y la inexplicable insistencia en la cadena nacional para decir siempre lo mismo. Esa desesperación por ser parte de las noticias diarias la lleva a veces a patear la pelota contra su propio arco. Sucedió ayer cuando denunció a Antonio Stiuso, el ex mandamás de los servicios de inteligencia kirchneristas, por contrabando agravado. Es decir, por usar su enorme poder dentro del Estado para hacer negocios personales. Nada nuevo en los últimos veinte años.

A pesar de todo, esa denuncia contra Stiuso podría ser también una advertencia al viejo espía. Ayer se supo que Stiuso le aseguró a la fiscal Viviana Fein, que investiga la extraña muerte de Alberto Nisman, que el Gobierno estaba al tanto de las escuchas telefónicas que respaldaron la denuncia del fiscal contra el Gobierno por encubrimiento de terroristas. ¿Cómo no lo iba a saber si las grabaciones telefónicas las hacía, y las hace, la SIDE, que manejaba el propio Stiuso? El mensaje del cristinismo parece claro: lo perseguirán los jueces al antiguo jerarca de los servicios de inteligencia si siguiera dando rienda suelta a su lengua llena de secretos.

Es probable que Stiuso haya cometido el delito de contrabando y muchas cosas peores, pero Cristina Kirchner se olvidó de los cómplices necesarios de Stiuso, el ex jefe de la ex SIDE Héctor Icazuriaga y su ex número dos, Francisco "Paco" Larcher. Si Stiuso pudo usar el poder del Estado para contrabandear, fue porque Icazuriaga y Larcher, sus entonces jefes, se lo permitieron. Éstos eran los jefes políticos y administrativos del servicio de inteligencia. El problema de la Presidenta es que Icazuriaga y Larcher pertenecen a la pingüinera de Santa Cruz desde los albores del kirchnerismo. ¿Cómo culparlos a ellos sin culparse a sí misma?

Sin embargo, la noticia más importante en el otro escenario, el electoral, se produjo el fin de semana último, cuando Carlos Reutemann anunció su adscripción a la candidatura de Mauricio Macri. La sorprendente decisión del ex gobernador santafecino significa una suma y una resta, porque él había estado, hasta hace algunos meses, al lado de Sergio Massa. Reutemann explicó que su alianza con Massa sirvió para las elecciones legislativas de 2013, porque entonces, abundó, se necesitaba que el kirchnerismo perdiera en la provincia de Buenos Aires para eliminar cualquier fantasía reeleccionista de la Presidenta y su séquito. Cumplido ese objetivo, ahora se impone, dice, lo que le ordenan la cabeza y el corazón.

La cabeza y el corazón le imponen sacarle a la alianza radical-socialista la gobernación de Santa Fe. Y el único que podría hacer eso, aunque tampoco da garantías absolutas, es el macrista Miguel del Sel. Es cierto, por lo demás, que Reutemann tiene con Macri una muy vieja relación personal, que es casi familiar. Incluso, un tío de Macri, el ex presidente de la UIA Jorge Blanco Villegas, ya en los umbrales de la muerte, le rogó a Reutemann, de quien era muy amigo, que fuera candidato a presidente para batir al kirchnerismo. En fin, Reutemann se siente personal e ideológicamente más cómodo cerca de Macri que de Massa.

Massa sintió el golpe político que significó el alejamiento de Reutemann, que era una de las dos grandes cartas de presentación que tenía para demostrar que contaba con hombres experimentados y previsibles. La otra carta es Roberto Lavagna. Reutemann representa para Macri, además, mucho más de lo que parece a simple vista. El actual senador por Santa Fe es uno de los pocos peronistas bien vistos y recibidos por la clase media argentina, incluida la clase media alta. Tiene un fuerte predicamento entre los ruralistas argentinos, porque él mismo es un productor rural. Y podría suministrarle a Macri, por último, la imagen de control de la gobernabilidad que siempre acompaña a los peronistas, buenos o malos.

La noticia coincidió con los resultados de dos encuestas (de Poliarquía y de Management & Fit) que por primera vez lo dieron a Macri primero en la intención de voto presidencial. Otras, como la de Ipsos, no dicen lo mismo. De todos modos, deben hacerse dos aclaraciones. Una: el orden de los candidatos cambia casi todos los meses entre Macri, Daniel Scioli y Massa. La otra: los números son tan cercanos que es, técnicamente, un triple empate. La única novedad es que Macri, que empezó con números muy bajos, se consolidó en el podio donde sólo caben tres. La única coincidencia entre los encuestadores es que el próximo presidente será uno de esos tres hombres. Ya no hay tiempo para que aparezcan candidatos con capacidad de sorprender.

A Macri lo aguarda todavía la convención radical que se hará a mediados de marzo. Es probable que el cordobés Oscar Aguad haya expresado el pensamiento de la conducción nacional del radicalismo cuando dijo que el destino de su partido es aliarse con el Pro de Macri. Ése es también, tal vez, el objetivo final del presidente del radicalismo, Ernesto Sanz, pero las cosas no serán tan fáciles en un partido que ha hecho de sus luchas internas el proyecto de poder más coherente. El radicalismo está dividido en, por lo menos, tres franjas. Una es la que expresan Sanz y Aguad, y persigue el acercamiento electoral con Macri. En ese sentido, Elisa Carrió les hizo un favor invalorable cuando fue la primera en legitimar un acuerdo con el macrismo para competir en una interna común.

Otro sector radical está más cerca de Massa. Son los que exhiben argumentos ideológicos y señalan que el radicalismo siempre estuvo, en última instancia, en el "campo popular" que comparte con el peronismo. Tienen también otras razones. El principal promotor de un acuerdo con Massa es el senador Gerardo Morales, acompañado por el diputado nacional tucumano José Cano. Tanto Morales como Cano aspiran a ganar las gobernaciones de sus provincias, Jujuy y Tucumán; en ambas el peronismo tiene una larga historia de triunfos electorales. Necesitan, por lo tanto, hurtarle votos al peronismo y para eso requieren un proyecto presidencial peronista. La influencia de Morales, sobre todo, en la estructura nacional del radicalismo no es desdeñable.

La tercera franja del radicalismo es el radicalismo en esencia pura. Quiere mantener su identidad partidaria y sólo admite una alianza de centroizquierda con el socialismo y otros socios menores. Es el proyecto, quizá ya fracasado, de UNEN. Fracasado o no, lo cierto es que ningún radical obsesionado con su historia da por muerto a UNEN.

El proceso del radicalismo será, así las cosas, forzosamente traumático. La propuesta de Morales consiste en unir en una sola interna a Macri, a Massa y a los radicales, además de otras expresiones partidarias. Algunos sectores empresarios tratan de influir en el mismo sentido ante Macri. Pero esa propuesta, dice Macri, es inviable. Algo lo distanció para siempre de Massa, pero, además, ¿qué haría con Reutemann y con Carrió si aceptara competir con Massa? ¿Podría decirle a Reutemann que hay que volver a negociar con Massa? ¿Qué le respondería Carrió, quien ya se entreveró con Massa hasta en los tribunales? Es, a todo esto, el propio Macri el que no quiere saber nada con Massa. La propuesta, como toda propuesta política, no es imposible, pero es seguramente improbable.

El único protagonismo que le queda a Cristina Kirchner es el de ayudar o arruinar a Scioli. Su política consiste en tenerlo siempre congelado en el freezer, aunque de vez en cuando lo saca y lo pone unos minutos en el horno. En la heladera o en el horno, Scioli gana puntos en las encuestas cuando, con palabras elípticas o gestos claros, se diferencia del cristinismo. Pero el oficialismo le hace saber en el acto su rencor y lo maltrata. Scioli vuelve a la disciplina y entonces pierde números en las mediciones de opinión pública. Ése es su laberinto que, por ahora, carece de salida. El gobernador sabe una sola cosa: o ganará la Presidencia en la primera vuelta de octubre o no será presidente. El peronismo filokirchnerista no pasaría nunca por una segunda vuelta electoral.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16450
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.