Talisman















































Últimos temas
» Así ha sido el eclipse de la superluna azul
Miér Ene 31, 2018 7:40 pm por Talisman

» Preocupación en la Rosada: Cae la imagen de Macri y de Vidal en PBA (CFK se recupera)
Miér Ene 31, 2018 7:17 pm por Talisman

» Triaca, los parientes y el Lázaro Báez que falta para que se hunda el "cambio"
Miér Ene 31, 2018 7:03 pm por Talisman

» Preparan batería de medidas para bajar el costo argentino
Lun Ene 29, 2018 6:27 pm por Talisman

» "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"
Lun Ene 29, 2018 6:05 pm por Talisman

» "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"
Lun Ene 29, 2018 6:05 pm por Talisman

» Un asteroide de 1.1K podría chocar con la Tierra en febrero
Jue Ene 18, 2018 7:04 pm por Talisman

» El misterio de las lunas perdidas
Miér Ene 17, 2018 7:26 pm por Talisman

» Melconian, durísimo: "El calibramiento no arregla esto, es nada"
Vie Dic 29, 2017 6:59 pm por Talisman

» ¿Chocamos?: "Mauricio, Argentina no califica en Wall Street para el 2018"
Vie Dic 29, 2017 6:53 pm por Talisman

» El asteroide que podría haber arruinado la Navidad
Vie Dic 29, 2017 3:26 pm por Talisman

» El Gobierno "recalibra" y Macri evita dar "malas noticias"
Jue Dic 28, 2017 6:46 pm por Talisman

» "Decirte que tienen más información y decirte estúpido, es lo mismo"
Jue Dic 28, 2017 6:39 pm por Talisman

» Pérdida de credibilidad: El mejor equipo de los últimos 50 años es un fracaso
Jue Dic 28, 2017 6:31 pm por Talisman

» El misterio de las explosiones más brillantes del Universo sigue abierto
Mar Dic 26, 2017 7:34 pm por Talisman

» ¿Y si la Estrella de Belén fue una extraña conjunción planetaria?
Mar Dic 26, 2017 7:26 pm por Talisman

» Zarpó el rompehielos Almirante Irízar rumbo a la Antártida
Mar Dic 26, 2017 7:17 pm por Talisman

» Rojo comercial récord: el déficit llegó a los u$s 7.656 M en el acumulado hasta noviembre
Mar Dic 26, 2017 7:12 pm por Talisman

» Murió Thomas Griesa, el juez que condenó a la Argentina en la pelea con los fondos buitres
Mar Dic 26, 2017 7:06 pm por Talisman

» Salió del Pentágono: información sobre extraterrestres en la Tierra
Mar Dic 26, 2017 6:54 pm por Talisman

» Descubren el primer sistema extrasolar de ocho planetas
Mar Dic 19, 2017 4:31 pm por Talisman

» Los dos primeros planetas descubiertos por una Inteligencia Artificial
Mar Dic 19, 2017 4:22 pm por Talisman

» ¡Encuentran agua! Cada día más habitable la "Supertierra"
Miér Dic 13, 2017 4:59 pm por Talisman

» Los 18 destinos seleccionados por Nat Geo para visitar en 2018
Mar Dic 12, 2017 6:51 pm por Talisman

» Descubren una gran tierra en la zona de habitabilidad de un sol lejano
Lun Dic 11, 2017 7:20 pm por Talisman

» Descubren el agujero negro supermasivo más distante de todos los tiempos
Lun Dic 11, 2017 7:13 pm por Talisman

» Por qué la nave Juno no está donde debería estar
Lun Dic 11, 2017 7:04 pm por Talisman

» La nave Voyager 1 enciende sus propulsores después de casi 40 años
Lun Dic 11, 2017 6:56 pm por Talisman

» ¿Es peligroso tratar de contactar con extraterrestres?
Lun Dic 11, 2017 6:46 pm por Talisman

» Afirman que la explosión en el submarino ARA San Juan fue corta y mortal y que colapsó en un segundo
Lun Dic 11, 2017 6:21 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Abril 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Peronismo para todos y todas

Ir abajo

Peronismo para todos y todas

Mensaje por Talisman el Miér Ago 20, 2014 12:22 am

Carrió defiende la participación de Macri en las internas abiertas del Frente Amplio UNEN. El resto de las fuerzas que confluyen a ese frente, sin decirlo a los gritos, no lo prefieren. Cobos y Binner saben que no les conviene para sus aspiraciones presidenciales, ya que el invitado Macri podría ganarles las PASO. Puesto en esos términos, pocos hacen negocio.


Por Beatriz Sarlo

Además, FAU prometió un espacio de centroizquierda y no hay malabarismo que ilumine a Macri con esa luz que, de todos modos, nadie está muy seguro de que favorezca a los candidatos (¿a los votantes les significa algo la promesa de una “centroizquierda”?).

Pero, si esa promesa no significa para muchos votantes, en cambio debería significar para los políticos que la hicieron. El cualquierismo mediático pide una equivalencia entre los “políticos” y la “gente”, que se convierte en máscara de hierro obligatoria para los políticos: ellos no deberían ir ni un centímetro más allá de lo que la “gente” cree necesitar. Perros falderos de las encuestas (aunque, después, gobiernen de otro modo), los “políticos” dicen sólo aquello que sus asesores de imagen les informan sobre el alma de los ciudadanos. Pasable para hacer un afiche, no para pensar el destino de los próximos años. Copiar las frases atribuidas a “la gente” no mejora a nadie. La política es una práctica difícil y a tiempo completo que, salvo en momentos de alta movilización popular, queda en manos de quienes sienten como vocación el llamado de lo público. Que traicionen ese llamado para parecerse a “la gente” no hace la cosa política más sencilla sino más falsa.

Pero volviendo a la cuestión, Macri como hipotético invitado a integrar el FAU, su promotora comenzó hablando de Michetti, en el estilo personalizado con el que Carrió expone sus ideas que, no se engañe nadie, no son tan pasionales como el tono que utiliza. Y abierta esa puerta por el lado Michetti (que es el lado Bergoglio), le hizo señales a Macri, que todavía no dijo que sí.

La cuestión no pasa, sin embargo, por lo que diga Macri. Ni siquiera pasa por el supuesto de que, incorporado al FAU, les gane las internas a los que ahora son candidatos, básicamente Cobos y Binner, porque Sanz podría aspirar a la vicepresidencia de un Macri presidente. Y ya proporciona señales de que allí estaría su premio. La cuestión es, más bien, ¿por qué Carrió está convencida de que el PRO debe ir a una interna común con los radicales, los socialistas, el GEN, Proyecto Sur, Libres del Sur y otras organizaciones de izquierda?

Nadie puede estar en la cabeza de Carrió, Dios nos libre, donde es seguro que se descubren tanto una inteligencia superior como golpes intuitivos a los que no es obligatorio entregarse. Por lo tanto, lo que ahora viene son dos hipótesis.

Primera hipótesis (fácil). Carrió piensa que la Argentina está en peligro y que es necesario un “gobierno de salvación nacional”. No estoy evocando la Carta Abierta “La Patria está en peligro” ni el Comité de Salvación Pública de la Revolución Francesa. Pienso más bien en los frentes amplios que se forman ante una invasión, como en China durante la invasión japonesa, o para derrotar a un enemigo externo colonial o post colonial.

También para dar el primer paso en una crisis gigantesca provocada por una guerra. Palmiro Togliatti, gran jefe del Partido Comunista italiano, participó brevemente de un gobierno de coalición posterior a la caída del fascismo. Pero llegó a él con los votos de su partido, separado de la Democracia Cristiana. Incluso en la penosa situación de posguerra, los partidos compitieron en elecciones y Churchill fue rudamente derrotado por los laboristas, en beneficio de la clase obrera que, en pocos años, participó en la fundación del Estado de bienestar. Hay que examinar caso por caso la táctica de formar frentes de crisis para encarar situaciones excepcionales.

La cuestión es si estamos condenados a pensar la Argentina hundida en sucesivos e interminables períodos de excepción. Que existan voces, sin responsabilidad política directa, que hayan pedido que “se junten todos” no mejora la consigna. Marca solamente el nivel de ansiedad y, probablemente, la escasa experiencia de quienes reclaman esto, después de haber dictaminado que el gobierno de la Alianza, que llevó la fórmula De la Rúa-Chacho Alvarez, cayó, entre otros motivos, por la heterogeneidad incompatible de las tradiciones políticas que confluyeron en ella.

Si Carrió piensa que hay que salvar a la República del choque de los planetas, es lógico que persiga una alianza que, con líneas muy diferentes, lleve por programa la Constitución. Pero si Carrió se equivoca en el diagnóstico, a esa alianza de elementos heterogéneos y de opuestas familias ideológicas le espera un fracaso en términos de gobierno.

La Argentina necesita, como lo plantea Michelle Bachelet en Chile, una reforma impositiva y una reforma de la educación pública y privada. ¿Se pondrían de acuerdo en estos puntos Macri y la centro-izquierda? El escepticismo tiene mejores razones que el optimismo.

¿Y en caso de que el diagnóstico de una amenaza decisiva a la República sea equivocado? La alianza sería sólo un escenario formal. Resultaría extremadamente difícil acordar un ministro de Economía, salvo que pacten que el que gana las PASO se lleva todo y decide lo importante: economía, recursos naturales, esquema impositivo, etc.

Segunda hipótesis (ad absurdum). Carrió es peronista. Le pido al lector que siga leyendo un par de líneas. En los últimos setenta años el peronismo fue la fuerza que gobernó durante más tiempo la Argentina, pese a los golpes militares y a la proscripción desde 1955 hasta 1973. Un libro reciente, Peronismo y democracia, coordinado por Marcos Novaro, que incluye un excelente artículo suyo, menciona los rasgos que hicieron posible esa hazaña en un país considerado “inestable”: liderazgo carismático, plasticidad organizativa, apoyada a veces en el territorio, a veces en los dirigentes provinciales y municipales, a veces en la juventud, casi siempre en algunos sindicatos; y sobre todo, manejo discrecional de los dineros del Estado. Sobre estos rasgos básicos, el peronismo pudo ser neoliberal o sostener un discurso nacionalista y antiimperialista. A nadie se le exigió certificado de pureza ideológica ni un currículum impecable. Bastó con que aprendiera a silbar la nueva melodía implicada en cada cambio de liderazgo.

La extraordinaria longevidad del peronismo no puede hoy ser explicada por la memoria histórica de la experiencia 1945-1955 (no quedan sujetos portadores de esa memoria salvo en las cátedras de Historia y el kirchnerismo, devoto de los recuerdos, no los ha cultivado).

La lección que puede extraerse es que gobernó la Argentina un partido tercamente personalista en su estilo; populista, pero no siempre justiciero, en sus prácticas y sus programas. Un partido proteiforme (que gusta denominarse a sí mismo “movimiento”), capaz de digerir lo que ofrece cada coyuntura. El peronismo no tiene remilgos ideológicos ni carga un código de ética pública. Sabe que sólo tiene que sostener un liderazgo y, por distintos caminos, ganar elecciones para mantenerse en el poder y seguir ganando elecciones.

Entonces, ¿en qué sería Carrió peronista? Carrió pone en primer lugar a la República de la Constitución y a la ética. Sólo esto debería ser signo de diferencia suficiente. Sin embargo, si consideramos al peronismo como forma organizativa independiente de sus fluctuantes contenidos ideológicos, lo que ha prevalecido es la capacidad de unir y mantener relativamente juntos a sujetos muy distintos. El salteño Juan Manuel Urtubey se diferencia tanto de Boudou o de Mariotto, como Macri se diferencia de Hermes Binner. Si Urtubey, Alperovich y Urribarri aceptan el liderazgo cristinista (lo aceptaron sin sacar los pies del plato), ¿por qué Binner o Tumini o Stolbizer no podrían desfilar en el frente donde Macri les gane las internas abiertas?

Reduje a una “forma” electoral la propuesta de Carrió. Juan Carlos Torre afirmó que el peronismo puede arrimar la solución a los problemas creados por él mismo. También podría decirse que ofrece su modelo a los que desean intensamente derrotarlo. Y a quien crea, con igual convicción, en el poder personalísimo del liderazgo.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16576
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.