Talisman















































Últimos temas
» La NASA hará una prueba de defensa con un asteroide real el 12 de octubre
Jue Ago 10, 2017 10:35 pm por Talisman

» Una vida «diferente» es posible en Titán
Jue Ago 10, 2017 10:20 pm por Talisman

» La CGT ratificó la movilización del 22 agosto pero no habló de paro
Vie Jul 28, 2017 10:09 pm por Talisman

» Nueva encuesta en la provincia de Buenos Aires: Cristina ganaría casi con 40 puntos
Vie Jul 28, 2017 10:01 pm por Talisman

» Jorge Lanata fue deportado de Venezuela: "Nos hicieron un interrogatorio muy duro"
Vie Jul 28, 2017 9:57 pm por Talisman

» La Gran Mancha Roja de Júpiter, como nunca se había visto
Jue Jul 20, 2017 10:29 pm por Talisman

» Los exoplanetas con condiciones más extremas que se descubrieron hasta el momento
Jue Jul 20, 2017 10:03 pm por Talisman

» Hay 4,5 veces más de gente en situación de calle que la reconocida por la Ciudad
Miér Jul 19, 2017 10:48 pm por Talisman

» La UIA alertó que en el sector fabril "no hay generación de empleo"
Miér Jul 19, 2017 10:42 pm por Talisman

» Murió Landrú, una leyenda del humor gráfico argentino
Miér Jul 19, 2017 10:18 pm por Talisman

» Encuesta K: CFK sube, Cambiemos se estanca
Miér Jul 19, 2017 10:10 pm por Talisman

» Encuesta de Aragón: CFK lidera
Miér Jul 19, 2017 10:02 pm por Talisman

» Europa, a la conquista del primer planeta
Jue Jul 06, 2017 11:00 pm por Talisman

» Las moléculas orgánicas nacen al mismo tiempo que las estrellas
Jue Jul 06, 2017 10:37 pm por Talisman

» Preocupación mundial por los asteroides, las montañas que caen del cielo
Jue Jul 06, 2017 10:29 pm por Talisman

» Incidentes en Hamburgo en medio de la cumbre del G20: la particular bandera para Mauricio Macri
Jue Jul 06, 2017 9:58 pm por Talisman

» Lo que sabemos sobre el Planeta 9
Vie Jun 23, 2017 11:09 pm por Talisman

» Llega el «Planeta 10»
Vie Jun 23, 2017 11:03 pm por Talisman

» La galaxia «muerta» que cambiará lo que sabemos del Universo
Vie Jun 23, 2017 10:58 pm por Talisman

» La NASA descubre diez nuevos planetas que podrían albergar vida
Vie Jun 23, 2017 10:53 pm por Talisman

» ¡Sorpresa! Júpiter es más antiguo que el Sol
Vie Jun 23, 2017 10:47 pm por Talisman

» Némesis, la estrella compañera del Sol, existió de verdad
Vie Jun 23, 2017 10:42 pm por Talisman

» Confirmado: vivimos en el borde de un descomunal vacío cósmico
Jue Jun 08, 2017 10:20 pm por Talisman

» Descubren un planeta infernal más caliente que las estrellas
Jue Jun 08, 2017 10:12 pm por Talisman

» Descubren una nueva supertierra, el mejor candidato para buscar vida extraterrestre
Jue Jun 08, 2017 10:06 pm por Talisman

» Un planeta gigante y con anillos causa misteriosos eclipses
Jue Jun 08, 2017 10:00 pm por Talisman

» Inflación 2017: cuánto midieron los gremios, las consultoras y el INDEC
Jue Jun 08, 2017 9:38 pm por Talisman

» Cristina contra Macri: "¿¿¿Qué más quiere que ajusten los argentinos???"
Jue Jun 08, 2017 9:28 pm por Talisman

» "Los macristas no tienen ni vocabulario para los Derechos Humanos"
Jue Jun 08, 2017 9:24 pm por Talisman

» La NASA anuncia el hallazgo de 1.284 nuevos planetas, la mayor detección de la historia
Vie Mayo 26, 2017 11:40 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Vandalismo tolerado e incapacidad policial

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vandalismo tolerado e incapacidad policial

Mensaje por Talisman el Jue Jul 17, 2014 12:42 am

En la noche del domingo, y durante el lunes, Cristina Kirchner se notificó de que su gobierno no sólo perdió el control de la economía y la disciplina del Senado. Perdió también, y al parecer definitivamente, el control de la calle. Durante esos dos días, la selección nacional de fútbol estuvo encerrada en Ezeiza porque carecía de las garantías mínimas de seguridadpara desplazarse hasta el centro de la Capital. Dos gobiernos, el nacional y el porteño, se manifestaban en los hechos impotentes ante el reino del vandalismo sorpresivo, convertido en patrón del espacio público. A una parte importante de la sociedad, que por primera vez festejaba los méritos de un subcampeonato (y no de un campeonato), se le negó la posibilidad de cualquier celebración. El kirchnerismo pagaba, así, diez años de desidia frente al creciente desorden social.


Por Joaquín Morales Solá | LA NACION

La protesta sectorial, la violencia por la violencia en sí misma o el campante delito están achicando dramáticamente los espacios de las libertades públicas. Cortes de rutas y de calles son ya una peculiaridad argentina. Hay horas y amplias zonas prohibidas para la circulación de los argentinos honestos. Ahí prevalece el imperio del crimen. La alegría colectiva es imposible en un país golpeado y destruido por grupos depredadores que nadie sabe a ciencia cierta de dónde salen ni qué buscan. En varios países sudamericanos (Colombia, Chile y Uruguay) se celebró el regreso de selecciones de fútbol que habían hecho un buen papel en el Mundial de Brasil. Esas fiestas populares fueron pacíficas. Simples celebraciones antes del regreso a la normalidad.

El gobierno nacional está enamorado de la excepcionalidad argentina. Ni siquiera cambió su opinión la constatación de que las fotos y las crónicas de la depredación han circulado por el mundo. Ayer, casi 140 detenidos en los graves incidentes del domingo recobraron la libertad. Todavía no se había hecho una evaluación definitiva de los destrozos que perpetraron cuando los jueces los colocaron en la calle de nuevo. Algún día deberán cambiarse las leyes o la aplicación de las leyes si un gobierno futuro aspira a restablecer cierta noción del orden y del respeto en el espacio común.

El mandamás de la seguridad, Sergio Berni , invitó ayer implícitamente a las bandas depredadoras a continuar con la práctica del vandalismo. "Prefiero un par de vidrios rotos a que haya heridos", dijo. Unos 26 negocios destruidos, un parte importante del Metrobus arruinada y arrasada y muchas veredas deshechas no son un par de vidrios rotos. Tampoco importa la cantidad, sino la impunidad de la barbarie. Nadie les está pidiendo a la fuerzas policiales que lesionen o maten a nadie. La prevención y la represión bien hechas no precisan esa clase de violencia estatal. Berni terminó con esa frase autoinculpatoria aceptando otra cosa: la policía perdió, después de diez años en el papel de mero espectador, la destreza para reprimir sin lastimar, para contener sin matar.

Un día antes, el propio Berni había acusado de los destrozos a bandas orquestadas, formadas por barrabravas del fútbol. Incorporó, sin nombrarlos, a Hugo Moyano y aLuis Barrionuevo en una supuesta conspiración contra el Gobierno. No hay sorpresas. Cada adversidad carga siempre con su conspiración y con sus conspiradores. Es probable que esas bandas que actuaron en la noche del domingo hayan contado con cierta organización. Es difícil imaginar a más 300 personas reaccionando violenta y espontáneamente, casi al mismo tiempo y sin ningún motivo para hacerlo. Otra autoinculpación: ningún servicio de inteligencia, entre los muchos que sirven al Gobierno, fue capaz de prever nada, de saber nada con antelación ni de advertir los riesgos que se corrían. Las denuncias de las barras bravas son tan frecuentes, además, como son inexistentes los actos del Gobierno para combatirlas. Que hayan sido barrabravas los culpables del vandalismo no exculpa a la administración. La acusa.

Párrafo aparte merece la polémica entre el gobierno nacional y el porteño por la culpa de la inacción o la ineficacia. La Capital es el único lugar del país que tiene dos policías (para no agregar a la Gendarmería y a la Prefectura, que también están) y lo que están logrando es siempre una discusión posterior por la responsabilidad de los estragos. Actúan como si cada una de ellas esperara la iniciativa primera de la otra. Que el otro se haga cargo del deber del Estado de reprimir, una acción legal convertida en mala palabra por la insistencia del discurso kirchnerista, que hace escuela en la nueva política. Debe consignarse, de todos modos, que es abismal la diferencia de efectivos y de capacidad operativa con que cuenta la Policía Federal frente a la novata Metropolitana.

El mayor error del gobierno porteño fue su silencio. La estrategia confesada por sus funcionarios fue la de no hablar sobre esos episodios de pesadilla. El marketing puede gobernar muchos gestos y actos de los gobernantes, pero hay momentos en los que éstos tienen la obligación política y moral de hablarle a la sociedad. De hacer un balance de los daños, de cuantificar las pérdidas, de anunciar soluciones públicas y privadas, y de prever el tiempo de la reconstrucción. María Eugenia Vidal aseguró que habían acordado con Berni, con anticipación, que el operativo estaría a cargo de la Policía Federal. Otro error de los funcionarios porteños. Esos acuerdos deben hacerse públicos en el acto, porque ya se sabe que el cristinismo rompe las reglas del juego cuando tropieza con el desastre político.

La selección de fútbol pasó del aeropuerto de Ezeiza al predio de la AFA en Ezeiza. No pudo ir al Obelisco, donde se había montado un escenario, ni pudo trasladarse a la Casa de Gobierno. Fue Cristina Kirchner la que debió viajar hasta Ezeiza para saludar a los deportistas. La selección fue confinada como si sufriera un asedio crítico que no existió. La realidad es peor: sólo pasaba que afuera no gobernaba la Presidenta, sino una violencia sin límites ni medidas.

Gobierno y AFA dieron explicaciones contradictorias, pero fueron los propios jugadores los que aclararon las cosas en un comunicado del lunes a la noche. Nadie, dijeron, les aseguraba a ellos ni a la sociedad la seguridad necesaria durante sus eventuales desplazamientos. Es la verdad, cruda y dura. La impune violencia que rodea al fútbol argentino había llegado hasta el seleccionado, al que arrinconó en Ezeiza y aisló de una sociedad que quería agradecerle el buen desempeñó en los últimos partidos del Mundial. Cristina sola en Ezeiza, rodeada nada más que por las cámaras de la televisión del Gobierno, fue una metáfora perfecta del aislamiento presidencial. No era lo que quería, pero era lo único que podía.

La violencia del domingo no es nueva en sus formas. Cada protesta multitudinaria tiene siempre, cuando está terminando, una dosis de violencia. La novedad del domingo es que no había protestas. Era un festejo, convertido en agravio por grupos que no pedían nada ni se quejaban de nada. La violencia sin otro impulso que el de la propia violencia. Podrá deducirse que es el resultado de diez años de palabras violentas que terminan inevitablemente en hechos violentos. Podrá argumentarse que ésas son las maneras de vivir de sectores marginales descuidados por un gobierno que ignora muchas cosas. Podrá inferirse también que es el resentimiento social que el kirchnerismo inoculó durante una década de discursos resentidos. Hasta podrá hablarse de un Estado anoréxico al término de tantos elogios a las virtudes del Estado. Y, al final del día, todos tendrán un poco de razón.
avatar
Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16537
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.