Talisman















































Últimos temas
» El papa Francisco pidió por los desocupados
Ayer a las 10:58 pm por Talisman

» Estos son los cuatro nuevos elementos de la tabla periódica
Ayer a las 10:34 pm por Talisman

» Macri volvió a la carga contra el "impostor" Massa: "Por algo compartió tantos años en el Gobierno" K
Ayer a las 10:26 pm por Talisman

» Una enorme grieta prueba que parte de la Antártida se está rompiendo
Mar Dic 06, 2016 10:45 pm por Talisman

» El año de Macri: los números rojos de la economía
Mar Dic 06, 2016 10:36 pm por Talisman

» Venta de insumos para la construcción anotó su décima caída: cedió 20,2%
Mar Dic 06, 2016 10:28 pm por Talisman

» Producción de las pymes industriales se contrajo un 6% durante octubre
Mar Dic 06, 2016 10:25 pm por Talisman

» Diputados aprobó la Emergencia Social
Mar Dic 06, 2016 10:12 pm por Talisman

» Oposición pide derogar escandaloso decreto de Macri que beneficia a parientes
Mar Dic 06, 2016 10:07 pm por Talisman

» Para los gremios, en noviembre la inflación interanual fue del 41,6%
Mar Dic 06, 2016 10:00 pm por Talisman

» Tiburón ballena: encuentran el cadáver del pez más grande del mundo
Mar Dic 06, 2016 9:51 pm por Talisman

» Revelan que existen 29 sociedades offshore del Grupo Macri
Mar Dic 06, 2016 9:36 pm por Talisman

» Maradona, sin filtro desde Cuba: “Que se vaya Macri sería la solución”
Mar Dic 06, 2016 9:24 pm por Talisman

» Blanqueo de familiares: piden la inconstitucionalidad del decreto de Macri
Lun Dic 05, 2016 9:48 pm por Talisman

» Cae otro aliado internacional de Mauricio Macri: renunció el primer ministro italiano Matteo Renzi
Lun Dic 05, 2016 9:38 pm por Talisman

» Guillermo Ortelli, nuevamente campeón del Turismo Carretera en una final con polémica definición
Lun Dic 05, 2016 9:34 pm por Talisman

» El massismo duro con Peña:"Que también hagan su autocrítica, en lugar de calificarse con 8"
Lun Dic 05, 2016 9:25 pm por Talisman

» Inflación: El rebote en diciembre y el 24% para 2017 dificultan el cambio en el humor social
Lun Dic 05, 2016 9:22 pm por Talisman

» A un año, resulta imposible encontrar el cambio...
Lun Dic 05, 2016 9:14 pm por Talisman

» Diputada que denunció a Macri por blanqueo: "Muchos miembros del Gabinete están manchados"
Vie Dic 02, 2016 11:02 pm por Talisman

» Lo que se dice en las mesas
Vie Dic 02, 2016 10:58 pm por Talisman

» En rojo: 6 de cada 10 pymes industriales perdió rentabilidad
Vie Dic 02, 2016 10:54 pm por Talisman

» "Malcorra es una espantosa canciller"
Vie Dic 02, 2016 10:45 pm por Talisman

» Alerta por ola de despidos y suspensiones en provincias
Vie Dic 02, 2016 10:41 pm por Talisman

» Amplían la denuncia contra Michetti por el origen de los fondos de su fundación
Vie Dic 02, 2016 10:38 pm por Talisman

» Kioscos: un rubro perjudicado por la situación económica
Vie Dic 02, 2016 10:12 pm por Talisman

» Advierten que el sector calzado "se está convirtiendo en un cementerio industrial"
Vie Dic 02, 2016 10:00 pm por Talisman

» En lo que va del año, ya desaparecieron más de 2.100 empresas
Jue Dic 01, 2016 10:19 pm por Talisman

» FpV denunció a Macri por dejar entrar al blanqueo a familiares de funcionarios
Jue Dic 01, 2016 9:58 pm por Talisman

» "El decreto de Macri es para blanquear dinero de la corrupción”
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Talisman

Alegría
Acceso Ciencia Ficción
Homenaje
Pronóstico Buenos Aires
Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña


El legado, cada vez peor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El legado, cada vez peor

Mensaje por Talisman el Mar Jun 17, 2014 11:59 pm

Cristina Kirchner se irá como su dinastía llegó al poder: con serios problemas con la deuda pública. Seguramente, esos problemas tendrán menor intensidad que los de 2003, pero la Argentina tampoco será el paraíso desendeudado del que se habló, con más palabras que consistencia, durante más de una década.


Por Joaquín Morales Solá | LA NACION

La decisión de ayer de la Corte Suprema de Estados Unidos , que ratificó la derrota del gobierno argentino en las dos instancias inferiores, puede leerse en clave económica y también con signos políticos. Cuestiona la estrategia de la conducción económica sobre la deuda e interpela el manejo (y la dirección) de la política exterior argentina.

En resumen, la decisión de los jueces supremos de los Estados Unidos condena al gobierno local a pagar 1330 millones de dólares a los fondos buitre que tienen bonos que no entraron en los dos canjes de deuda que hubo después del default, en 2005 y en 2010. El pago debería ser perentorio, porque el juez de primera instancia, Thomas Griesa, les ordenó a los bancos que no pagaran los bonos argentinos en circulación hasta que no tuvieran la garantía de que se había saldado la deuda con los que están en default.

El próximo pago corriente de la Argentina, de unos 400 millones de dólares, debería hacerse a fin de mes. Si se obedeciera literalmente la resolución de Griesa, la administración de Cristina Kirchner debería pagar aquellos 1330 millones de dólares junto con los 400 millones de deuda concertada. Si no lo hiciera, o si no empezara antes una negociación con los holdouts, los bancos no pagarán a sus tenedores los 400 millones de dólares. Arribaría el temido escenario del default técnico.

El tamaño del problema es más grande aún. Unos 15.000 millones de dólares no entraron a ninguno de los dos canjes propuestos por el gobierno argentino. Los tenedores de esos bonos podrían insistir en el mismo camino de los que acaban de ganar en la Justicia norteamericana. Es decir, no aceptar ninguna negociación con los argentinos. ¿Lo harán? Es probable. Nadie se resigna a perder parte de lo que es suyo si tiene la posibilidad de conseguirlo todo. También es previsible que aquellos 15.000 millones de dólares agranden la carga de la herencia que el gobierno actual le dejará al próximo presidente.

En su momento, el Gobierno cometió el error político de desafiar a la Justicia norteamericana. Dijo que no la obedecería, aunque luego atenuó su embestida y señaló que cumpliría con sus sentencias. También adelantó que podría evitar a los bancos norteamericanos, obligados a cumplir la sentencia de la Justicia de su país, y que les pagaría en Buenos Aires a los bonistas que aceptaron los canjes. Un ejemplo: pagaría en Buenos Aires, en tal caso, los próximos 400 millones de deuda corriente, pero no pagaría los 1330 millones de dólares de los fondos buitre.

El Gobierno debería reflexionar sobre esa idea, porque lo colocaría directamente en desacato frente a la justicia norteamericana. Fue el Estado argentino el que propuso, en las diversas emisiones de deuda pública, a la justicia de Nueva York como el árbitro final de cualquier conflicto. Uno de los argumentos más usados por la administración argentina fue que la justicia norteamericana sentaría un pésimo precedente en el sistema financiero internacional. Derrumbaría, decía, toda la reestructuración de una deuda soberana por la persistencia de apenas el 8% de los acreedores. No habría en adelante, dramatizaba, la posibilidad de nuevas reestructuraciones de deudas soberanas en un mundo donde muchos países están sobreendeudados. Esa posición fue, de algún modo, acompañada por el gobierno de Washington en sus presentaciones ante la Corte Suprema de EE.UU. En verdad, el riesgo a futuro es ya menor: todas las emisiones de deudas nuevas se hicieron con una cláusula que obliga a los bonistas a aceptar la decisión de la mayoría.

Otra afirmación que el gobierno argentino hizo, incluso ante los tribunales norteamericanos, es que se vería obligado a renegociar el 100% de su deuda si los jueces estadounidenses les daban la razón a los holdouts. Sería la conclusión de una cláusula escrita en los bonos reestructurados que obliga al Gobierno a trasladar a la totalidad de los bonos cualquier mejora que hiciera a algunos. Para peor, esa cláusula vencerá en diciembre. Por eso, se esperaba, más que un triunfo de la posición argentina, la postergación de la decisión de la Corte Suprema hasta después de diciembre.

El caso es menos dramático de lo que parece. Esa cláusula existe, pero su espíritu señala que el traslado de eventuales mejoras deberán hacerse en caso de que el gobierno argentino las ofrezca a algunos bonistas. Dicho de otra manera, en caso de que el Gobierno cambiara voluntariamente las condiciones de algunos bonos. No es la situación actual, cuando los jueces norteamericanos están obligando al gobierno argentino a modificar las condiciones de un porcentaje menor de bonos.

Desde ya, una parte de los bonistas que entraron en los canjes buscará la interpretación de la Justicia sobre esa cláusula. Decidirá la justicia de Nueva York, otra vez. El período que se abre es necesariamente complicado en los estrados de la justicia norteamericana. Cristina Kirchner dejará el poder con muchas de esas cosas irresueltas. La herencia económica es cada vez peor.

POLÍTICA AUTORITARIA

La Argentina no puede desobedecer la orden que ayer le dio indirectamente la Corte norteamericana, pero cumplirla significará una nueva hemorragia para la escasas reservas de dólares del Banco Central. Es la consecuencia de la autoritaria política del cepo al dólar y de la prohibición de repatriar utilidades para las empresas multinacionales. Ni se liquidan dólares en el mercado oficial de cambios ni se han hecho inversiones significativas. Los dólares que entran al Banco Central son siempre muy pocos. La resolución judicial de ayer agravará aún más la situación, porque el acceso argentino al crédito internacional será ahora más caro. La primera víctima será YPF, seguramente, empresa que está imposibilitada de financiarse en el mercado local.

El gobierno norteamericano hizo lo imprescindible, pero no fue suficiente. ¿Existió la voluntad de Washington de hacer más? No parece. Es más que evidente que el gobierno de Cristina Kirchner no hizo ningún intento coherente para establecer una relación normal con la administración de Barack Obama durante sus seis años de poder. La Presidenta es la única mandataria latinoamericana de un país importante que jamás fue invitada a la Casa Blanca. Siempre se supo que el alicate de Timerman tenía su precio y que también tenían un costo los encendidos discursos presidenciales. Debe subrayarse, además, que las posibilidades de la Casa Blanca de influir en la Corte Suprema son muy limitadas. Cierta lejanía entre los gobiernos y la independencia de poderes en Washington condenaron a la presidenta argentina.

En los últimos meses, Cristina Kirchner se dio cuenta de que debía cambiar. Acordó con el Club de París, con condiciones tan malas que todavía no se conocen; arregló algunas deudas con empresas que habían ganado en los tribunales internacionales del Ciadi, y formalizó un plan para indemnizar a Repsol por su violenta confiscación. No fue suficiente. Su política exterior es pobre o inexistente. Su embajadora en Washington, Cecilia Nahon, no reunió nunca las condiciones para estar donde está.

En Washington, ya sea en su gobierno o en sus jueces, existe cierto cansancio con el caso argentino. El propio el juez Griesa, en su última sentencia, previó la posibilidad de que el gobierno argentino no pudiera pagar tal como él sentenció. Abrió la puerta de una negociación con los holdouts, pero le ordenó al Gobierno que actuara de "buena fe". No sólo hay cansancio, entonces, sino también desconfianza. Distancia, cansancio, desconfianza. ¿Cómo esperar que las cosas hubieran sido mejores en los meses finales de un gobierno, cuando lo más preciado son las noticias buenas que nunca llegan?

Talisman
Admin
Admin

Mensajes : 16375
Fecha de inscripción : 03/11/2012
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://elojodeltalisman.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.